¡Vuelve a tus raíces Cruz Azul!

“Desconocer nuestras raíces, separarnos de ellas, constituye el gesto suicida de un tonto”

Francois Mitterand, ex presidente de Francia

En el mundo del futbol, últimamente se ha vendido la idea de que tener dinero es sinónimo de éxito. No podemos desmentir esto, ya que en la Liga MX, clubes como Tigres y Monterrey han apostado por esta fórmula, la cual les ha servido para posicionarse en los primeros lugares y tomar protagonismo en la última década. 

Sin embargo, en otros equipos, gastar dinero no ha dado resultados. Toluca y Cruz Azul son los claros ejemplos de esta afirmación. Hemos escuchado varias razones por las que La Máquina no consigue el título que ponga fin a una racha de 21 años y medio sin campeonato. Falta de ángel, mala suerte, jugadores y técnicos “fríos”, son los conceptos más frecuentes que se vinculan al conjunto celeste. Sin embargo, hay algo de lo que no se habla mucho: la falta de identidad.

El Cruz Azul de los 70’s, que le hizo honor a su apodo La Máquina, era un equipo avasallante compuesto con mexicanos y una buena base de extranjeros. Bustos, Pulido, López Salgado, Flores Ocaranza, Sánchez Galindo, Javier Guzmán junto a Marín y Vera conjuntaron uno de los equipos más elegantes que el futbol mexicano haya visto. 

Estos elementos sabían lo que era Cruz Azul, lo que representaba. Dice Diego Simeone que para dirigir un equipo es necesario conocer su historia. Esta afirmación también debería aplicar para los jugadores. De nada sirve “el llegó a una institución grande”, si en la cancha el futbolista no ejecuta esa convicción y desconoce la historia del club al que defiende. 

La falta de identidad nace desde los cimientos del equipo. No hay trabajo en fuerzas básicas. Antes del debut de Santiago Giménez y de Jorge García Rivas en este año, Cruz Azul pasó seis temporadas sin “estrenar” a algún joven en primera división. Bajo esa perspectiva, ¿quién puede divulgar entre sus compañeros lo que representa el equipo? ¿quién tiene la moral para decirle a los demás “Cruz Azul representa esfuerzo, grandeza, corazón”?

También queda claro que los directivos de La Máquina no comprenden que deben velar por el bien del equipo. Independientemente de la lucha de poder entre Guillermo y Alfredo Álvarez, en la que de también se han visto inmiscuidos el hijo del primero, Robin, y Victor Garcés, la forma en la que se maneja los hilos dentro del club, desde hace tiempo, deja ver un clima de incertidumbre, desesperanza, incongruencia e ilógica, que había concluido con la llegada de Ricardo Peláez como director deportivo. Pero que volverá a la vieja usanza con su salida.  

¿Por qué la directiva se niega a rodearse de gente de casa como Carlos Hermosillo o Juan Reynoso? ¿Por qué se censuran a aquellos que critican las malas decisiones de los de pantalón largo? ¿Por qué no se le da la oportunidad a gente de casa como Joaquín Moreno? 

Cruz Azul…¡Reacciona! Vuelve a tus raíces. Recuerda aquellos años gloriosos, trae al presente lo que hiciste bien en el pasado. Deja atrás esos fantasmas, vive tu presente y no veas más allá de lo necesario. Saca a la gente que vela por sus interés personales, debuta jugadores que amen la institución, rodéate de gente que se desviva por el club, pero sobretodo… ¡recupera tu grandeza! Esa que tantas veces ha sido pisada dentro y fuera de la cancha, pero que tanto defienden tus aficionados, quienes anhelan verte campeón o en su defecto, ver un equipo que deja todo en la cancha, consciente de lo que representa.

 

Pepe Herrera, Periodista

Te invito a seguirme en mis redes sociales

TW: @GHerreraPepe