Monitor Nacional
¿Y dónde está el amor?
Sociedad en Movimiento | Lalo Renteria
17 de noviembre de 2015 - 10:22 am
Amor-MN
Con el paso de los años vamos conociendo personas, algunos serán simples recuerdos en nuestra memoria; pero otros definitivo dejarán huella.

No soy un experto en esto de las relaciones amorosas y siempre he creído que ser un soltero codiciado es sin duda una de las mejores etapas; pues durante los últimos 3 años llegué a conocer muchas parejas que apenas se prometían amor y a los cinco minutos ya estaban odiándose a muerte.

Por ahora me ha tocado estar en un momento de crecimiento espiritual y ver la vida de algunos conocidos derrumbarse por el suelo, volverse a levantar y caer de nuevo. ¿A caso no se sienten estúpidos de jurarse amor y a los cinco minutos discutir por un mensaje que el otro no respondió al instante?

Veo a una pareja jurarse amor, vivir juntos y pasar por experiencias que al contarme se les ilumina el rostro de alegría, aunque en el 90% de las veces creo que es sólo una reacción de autoengaño para ellos.

Durante cada día del mes hablo con una gran cantidad de personas, me siento a escuchar, opinar y recomendarles que sean felices; pues no me inspiran para nada más. La mayor parte de las veces considero que las parejas pelean por cosas estúpidas, por un te amo que no se dio a tiempo, por un mensaje de una amistad que no es del agrado del otro o simplemente por tocar un tema que no comparten.

Los que viven en pareja van por la vida amando pequeños detalles y muchas veces por esas pequeñas cosas todo acaba muy mal. Es increíble como una palabra, frase o expresión facial puede ocasionar una separación o un pleito con tantas maldiciones que sentiríamos el mismo infierno arder en nuestros pies.

No quiero incitar a una ola de divorcios, ni mucho menos levantar la bandera de la apatía; pero me gustaría que tomen en cuenta que una relación debe ser para compartir, cuidar, proteger, disfrutar, sonreír y amar. Miles de personas tontamente creerán que las relaciones necesitan un pleito de vez en cuando, ya que si todo es color rosa hay que preocuparse; pues yo debo decirles que vivir en una sociedad conformista, indiferente y tradicional es lo que no nos ha permitido desarrollar amores verdaderamente sanos.

Antes de enfrascarnos en una relación de pareja, debemos tener en cuenta que no está bien lanzarse a un abismo esperando ser amado por ratos, así que aprovecha las oportunidades cuando la persona vale la pena. Esta bien equivocarse, mejorar y seguir, pero perdonar violencia, ofensas, infidelidades y mentiras NO es amar demasiado al otro; perdonar atropellos constantes es NO tenerse amor propio.

TAGS: , , , ,