Monitor Nacional
¿Y la credibilidad de Aristegui?
Opinión | Gerardo Rivadeneira
11 de agosto de 2016 - 9:27 pm
o-CARMEN-ARISTEGUI-facebook
No nos queda más que aceptar el hecho de que la popularidad de Aristegui se ha ido en picada

A lo largo de la historia de nuestro país, específicamente en los últimos años, la periodista Carmen Aristegui se ha visto envuelta en diversos escándalos, todos gracias al interminable conflicto que sostiene con el gobierno de Enrique Peña Nieto desde que éste ganó la presidencia de México.

Si bien es cierto que no se puede negar el hecho de que Aristegui sabe hacer investigaciones, tampoco se puede dejar de lado que sólo habla de aquello que le conviene, mentir no sólo es no decir la verdad, ignorar los hechos en plena consciencia de que están pasando es parte del engaño.

Aristegui no es mejor que aquellos a quienes critica, tan sólo se encuentra del otro lado de la banqueta, y busca el propio beneficio con sus palabras. Con o sin esfuerzo se ha convertido en una voz que es seguida por miles de personas, personas que ven en ella la única voz y autoridad, lo cual sólo provoca un incalculable mundo de desinformación.

Porque todos aquellos que tenemos una mínima idea de lo que es el periodismo sabemos que la verdad absoluta no la puede tener sólo una persona, y que tampoco es justo hacerle creer a quienes nos leen lo que nos conviene, porque el periodismo debe ser la imagen pura de la objetividad, misma que Aristegui no conoce.

Porque para nadie es nuevo que la labor del periodista es informar a los demás sobre lo que ocurre, con la mayor veracidad e imparcialidad posible, ¿Cómo le crees a una persona que sólo habla de lo que le conviene? Que busca a toda costa seguir siendo noticia, “colgarse” de cualquier nota para salir a relucir.

No nos queda más que aceptar el hecho de que la “popularidad” de Aristegui se ha ido en picada, lo cual es más que evidente con los números que han bajado en su portal de internet, esto como consecuencia de que la gente se ha dado cuenta de que el título de “periodista” le queda grande, pues no cuenta con las principales características que son veracidad y objetividad. ¿Cuánta credibilidad puede tener una persona que vela por sus intereses antes que por los de la gente a quien sirve?

TAGS: , , ,