Monitor Nacional
Y, ¿qué si Trump llega a ser presidente?
Portada | Arantxa M Meza
23 de marzo de 2016 - 7:58 am
Trump
Si el multimillonario lograra construir su precioso muro, quizás detendría un poco el flujo migratorio

“¿Qué pasaría si Trump llega a ser presidente?”, fue la pregunta que se me hizo hace un par de semanas. En ese momento no encontré una respuesta adecuada y – francamente – aún sigo sin tenerla. Sin embargo, lo que me vino a la mente en ese preciso instante fue una sola palabra: caos. Caos no solo para los estadounidenses, sino también para aquellos de origen árabe y latino que habitan en el vecino del norte.

Es de especial importancia recalcar lo que significaría su ascenso al poder para todos los mexicanos, migrantes o no. Siendo la economía mexicana una que se sostiene en buena parte en base a las remesas que se mandan desde el otro lado, el asunto de Trump es más que preocupante. Y es que la reforma migratoria que el candidato presidencial claramente explica en su sitio de internet presenta amenazas alarmantes, en lo que sólo se puede describir como una cacería de brujas con la que supuestamente se “hará a América magnífica de nuevo”.

Entonces, ¿qué podría pasar? En primera instancia, si el multimillonario lograra construir su precioso muro, quizás detendría un poco el flujo migratorio. Y digo un poco, pues sé que los paisanos encontrarían alguna otra manera de cruzar la frontera. Lo preocupante de aquello es el cómo cruzarían. En el presente, atraviesan  por diversas vías, siendo el cruce por río y el desierto constantes en la ecuación. Así como están las cosas, mueren alrededor de 1 o 2 personas al día tratando de cruzar, según cifras de la organización Red Fronteriza por los Derechos Humanos (RFDH). Con el muro solo se esperaría que el número de muertos se eleve, pues el ir al otro lado sería definitivamente más peligroso con tal obstáculo en el camino.

¡Y ni hablar de todas las deportaciones de mexicanos! Con el “efecto cucaracha” que el señor Trump pretende realizar en los Estados Unidos, una ola de nacionales regresaría al país. Gente que se vio obligada a migrar – muchas veces no por que así lo deseara – y que tendría que volver a aquella miseria de la cual había escapado. ¿Qué clase de trabajo mal remunerado podrían esperar? Lo que es más alarmante aún: ¿de qué vivirían todas aquellas familias que sobreviven hoy en día gracias a las remesas que reciben?

El asunto no acaba allí: Donald Trump además llama a que las leyes de su país se ejerzan “al pie de la letra”, a que haya más penalizaciones por estancias alargadas y a acabar con la “ciudadanía automática” que obtienen las personas por nacer en los Estados Unidos. Y así, en una especie de Mein Kampf norteamericano, Trump revela sus planes para el futuro. Unos planes que no se sabe si serán llevados a cabo o no, pero que ciertamente dejan un mal sabor de boca. Más aún, convierten a las víctimas en villanos, culpables de la tragedia y miseria estadounidense del tiempo presente. Aquellos que se han visto obligados a buscar un mejor salario, distinto al que México ofrece, se transforman personajes despreciables ante los ojos del multimillonario y sus seguidores.

¿Qué si Trump llega a ser presidente? La pregunta sigue en el aire y quizás, lo mejor sería nunca enterarnos de la respuesta.

TAGS: , , ,