¿Y si decido no tenerlo?

 

Las semanas anteriores exploramos aspectos del embarazo y la paternidad adolescente, hablamos sobre la necesidad de contar con diferentes tipos de apoyo y sobre la importancia de tomar decisiones conscientes e informadas. Otro de los panoramas que encontramos en el tema del embarazo es la decisión de interrumpirlo.

Debido a los altos índices de abortos que se registran en el país y respondiendo a la necesidad de regular estas prácticas para proteger la vida de las mujeres, en la Ciudad de México se despenalizó el aborto en el año 2007. A pesar de ser un tema más abierto, legal y en muchos casos, necesario, sigue existiendo un estigma alrededor de esta decisión. 

 

Contrario a lo que se piensa, tomar la decisión de interrumpir un embarazo está muy lejos de ser el camino fácil. Las mujeres que deciden no continuar con su embarazo viven una situación compleja, no solo a nivel social, sino de manera interna. Hay sentimientos encontrados, la maternidad es un concepto muy arraigado para nuestra sociedad, por lo que es común sentir culpa y vergüenza al considerar la opción.

 

Un aborto es una pérdida y, aunque sea una decisión, marcará un antes y un después en la vida. Es prácticamente inevitable preguntarse si fue la mejor opción, además de lidiar con la opinión social, replantearse la visión sobre la vida y sobre uno mismo.

 

Al ser una decisión de vida, lo ideal es contar con apoyo emocional, tanto por parte de familiares y amigos, como de especialistas. Está comprobado que una relación familiar cercana con comunicación abierta facilita esta transición, mientras que el acompañamiento profesional previene síntomas post aborto como la depresión y trastorno de estrés post traumático.

 

A pesar de la apertura actual para abordar el tema, hablar sobre aborto sigue siendo delicado, sin embargo instituciones públicas y privadas centran sus esfuerzos para brindar información y apoyo para el sano desarrollo de las adolescentes que deciden tomar este camino. 

 

Es primordial contar con la orientación de un profesional de la salud al enfrentarte a esta decisión. Ten la confianza de hablarlo con algún experto que pueda despejar tus dudas y ayudarte a analizar de manera personalizada lo mejor para ti. Sentirte segura con tu decisión será muy importante para seguir adelante y continuar con tus objetivos de vida.

 

Psic. Adriana Guerra

TW @PSIGUERRA