Descubren especie mitad araña y mitad escorpión

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Le tienes miedo a los insectos? Pues un equipo de científicos descubrieron al culpable de que no puedas dormir las próximas noches. Un arácnido que ha estado conservado en ámbar por más de 100 millones de años que no solo tiene ocho patas, también tiene una cola de escorpión.

La Chimerarachne yingi, llamada así por la Quimera de la mitología griega, una criatura híbrida de león, cabra y serpiente. La criatura ayudará a los científicos a comprender mejor el origen de los escorpiones y arácnidos actuales, los cuales forman parte del linaje de la especie ancestral.

Paul Seldon, investigador de la Universidad de Kansas y coautor de uno de los dos artículos publicados sobre el especimen que fueron publicados en Nature Ecology and Evolution, informó en un comunicado que es posibles que estas criaturas aún vivan en los bosques de Myanmar, en Asia.

Los científicos especulan que, debido a los ataúdes de resina fosilizada, los arácnidos viven entre los árboles.

«El ámbar es resina fosilizada, por lo que para que una araña se haya quedado atrapada, bien podría haber vivido bajo la corteza o en el musgo al pie de un árbol», detalló Seldon.

La araña contaba con hileras para crear seda, tal como sus predecesores modernos, sin embargo, ésta no hizo complicadas redes como las actuales.

Su cola tipo escorpión, de acuerdo con Paul Seldon, se utilizó para ayudar a las arañas diminutas a interpretar el mundo que los rodeaba.

«Cualquier tipo de apéndice flageliforme tiende a ser como una antena (…) Es para detectar el medio ambiente. Los animales que tienen una larga cola de látigo tienden a usarla para fines sensoriales», explicó.

Los cuatro especímenes hallados únicamente medían 2.5 milímetros de largo y tomando en cuenta la cola, el doble.

Al momento, los investigadores aún no establecen la ubicación exacta de la criatura. El equipo de Seldon considera que podría ser una de las primeras arañas actuales, mientras que el equipo detrás del segundo estudio piensa que es un pariente extinto.