Iniciativa para retener IVA e ISR podría frenar inversión en Pymes

Retener el IVA y el ISR con el fin de erradicar las empresas fantasma podría perjudicar la operación de Pymes, así como frenar las inversiones

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Ciudad de México. La iniciativa de retener el Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR) con el fin de erradicar las empresas fantasma podría perjudicar la operación de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), así como frenar las inversiones en este sector.

La propuesta originalmente presentada la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) y retomada por Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, detalla que aquellas empresas que contraten los servicios deberán retener el 8% del ISR sobre el costo total de la venta, cifra seis veces mayor que el 1.2% actual.

Especialistas como Reginaldo Esquer Félix, presidente de la Comisión Nacional Fiscal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), de aprobarse esta iniciativa se restará liquidez a las empresas y se les aumentarán las cargas administrativas.

Es decir, que por cada 100 pesos que venda una empresa, recibirá ocho pesos menos de quien contrató sus servicios -en vez de que solo le “descuenten” 1.2 pesos de la actual Ley del ISR-, sin embargo, existen operaciones cuyos márgenes de utilidad son menores al ISR que se piensa retener, por lo que su capital para continuar en operación se vería afectado.

Si bien, se ha explicado que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) devolverá en un plazo de 20 días el saldo a favor, las empresas han manifestado su preocupación pues actualmente las autoridades no regresan el dinero de manera inmediata y en ocasiones se recurre a medios legales para obtener su retribución.

Ante este nuevo panorama de incertidumbre, las inversiones en el sector de las Pymes podrían experimentar un freno, al contar con menos capital disponible para continuar su crecimiento y ver mermadas sus ganancias, algo que no resentirán las grandes firmas.

La iniciativa debe analizarse a fondo, ya que el sector emprendedor en México comprende alrededor de 4.49 millones de empresas, que generan ocho de cada 10 empleos en el país y aportan cerca del 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y de verse afectadas, la economía mexicana lo resentirá.