Niega España que buscara facilitar salida de asiliados bolivianos por embajada mexicana

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

El gobierno de España negó que la visita de diplomáticos españoles a la embajada de México en La Paz fuera una forma de facilitar la huida de los funcionarios del anterior gobierno de Evo Morales que se encuentran refugiados en esa sede y cuya entrega es exigida por el gobierno interino de Bolivia.

«El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación desea aclarar que el objeto de la visita realizada por la Encargada de Negocios de España era exclusivamente de cortesía y niega rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquellas dependencias (mexicanas)», señaló la Cancillería española.

Las autoridades de España confirmaron el inicio de una investigación por los hechos ocurriods durante la visita de la Encargada de Negocios ad interim de España en Bolivia, Cristina Borreguero, a la Embajadora de México en ese país, María Teresa Mercado, y en la que se produjo un incidente confuso protagonizado por diplomáticos y agentes policiales españoles que, al parecer, viajaban encapuchados para proteger su identidad.

La Cancillería española también dio a conocer que en los próximos días enviará a Bolivia una misión con el objetivo de indagar lo sucedido, la cual estará encabezada por la Inspección General de Servicios.

«La Ministra de Defensa en funciones, encargada del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación comparecerá públicamente en el Congreso de los Diputados cuando la investigación haya sido completada y sus resultados analizados», añadieron las autoridades ibéricas.

España se sumó a última hora a la crisis de las embajadas que tensó las relaciones entre Bolivia y México, luego de que la canciller Karen Longaric anunciara una protesta formal contra el país ibérico por su abuso y atropello a la soberanía boliviana cuando diplomáticos españoles «acompañados de encapuchados intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina a la embajada de México en La Paz».

Las dependencias mexicanas acogen a nueve altos funcionarios del anterior gobierno boliviano cuya entrega es reclamada por las autoridades bolivianas, a pesar de que su ingreso en la sede diplomática se produjo antes de que fueran emitidas las órdenes de búsqueda y captura en su contra.

El caso generó una crisis diplomática entre Bolivia y México, que concedió asilo a Morales tras su forzada salida del poder el pasado 10 de noviembre.

Con información de El Universal