Alertan por baja en producción de miel en Yucatán

Entre 2008 y 2012, la entidad alcanzó una producción récord de entre 12 mil y 14 mil toneladas anuales; actualmente fluctúa entre las 4 mil y 7 mil toneladas y va a la baja. 

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La producción de miel en Yucatán vive una crisis y enfrenta uno de los momentos más complicados de los últimos 50 años.

Entre 2008 y 2012, la entidad alcanzó una producción récord de entre 12 mil y 14 mil toneladas anuales; actualmente fluctúa entre las 4 mil y 7 mil toneladas y va a la baja.

De acuerdo con cifras oficiales, cerca de 11 mil productores de miel en Yucatán dependen de la actividad apícola.

Los apicultores enumeraron varios factores como causantes de esta baja: pesticidas, la falta de floración ante la creciente deforestación, plagas como la varroa (un ácaro que afecta a las abejas), así como una caída en el precio de la miel y la competencia que les representa otros endulzantes como es la miel de remolacha, de manufactura china.

Al respecto, la presidenta del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Yucatán, Nelly Ortiz Vázquez, indicó que la producción de miel de entidad fue superada por Jalisco y Veracruz e incluso no saben cómo enfrentarán el próximo año.

“En 2020 no sabemos qué pueda pasar, no hay floración, no hay néctar, no hay apoyos, cómo cuidar y conservar nuestras abejas”, comentó.

En tanto, el presidente de la Sociedad Apícola Maya, Miguel Lara Sosa, dijo que la caída en el precio se debe a la reducción de las exportaciones de miel a la Unión Europea ante la proliferación de la miel china.

Ante esta situación, en la entidad se emprendieron campañas para apoyar los esfuerzos de apicultores, como “¡Salvemos a las abejas!”, que impulsa el senador Jorge Carlos Ramírez Marín, para protegerlas.

Esta iniciativa fue llevada a los uniformes del equipo de béisbol Leones de Yucatán, con lo que difunden la campaña y crean conciencia sobre el tema.

También se han realizado jornadas de reforestación con plantas melíferas, a fin de convertirlos en santuarios de las abejas y contribuir al rescate de esta especie.

Con información del Diario de Yucatán