AMLO compara el cristianismo con su gobierno

AMLO comparó los programas sociales y políticas de su gobierno con el cristianismo, ya que ambos luchan por mejorar las condiciones de vida de los pobres.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Ciudad de México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, comparó los programas sociales y políticas de su gobierno con el cristianismo, ya que, aseguró, ambos luchan por mejorar las condiciones de vida de los pobres.

«El propósito, repito, es que tengan mejores condiciones de vida y de trabajo para los más necesitados, esto es humanismo, es justicia social, y es también cristianismo», sostuvo.

«Me van a criticar, pero lo voy a decir: Miren, ¿por qué sacrificaron a Jesucristo? ¿por qué lo espiaban y lo seguían? por defender a los humildes, por defender a los pobres, esa es la historia. Entonces que nadie se alarme cuando se mencione la palabra «cristianismo». Cristianismo es humanismo. Todas las religiones tienen ese propósito: el humanismo, el amor al prójimo, esa es la justicia social, eso se le puede llamar solidaridad, se le puede llamar fraternidad. Se le puede llamar de distintas maneras, pero ser realmente fraterno con los demás, que haya humanismo, que no se le dé la espalda al que sufre», aseveró.

Durante una reunión con la comunidad indígena mayo, y a una semana del operativo fallido contra Ovidio Guzmán López, el mandatario nacional pidió a los menores que se alejaran de la delincuencia, las drogas y de una vida en la que les prometan lujos, «muchachos guapos, muchachas guapas». Además, advirtió que en se trabaja con raticidas en los laboratorios de elaboración de drogas.

Puntualizó que la próxima vez que se reúna con Donald Trump, presidente de Estados Unidos, le ofrecerá el avión presidencial, ya que habló con él respecto al operativo fallido contra el hijo de ‘El Chapo’ Guzmán.

López Obrador destacó que la administración anterior estaba al servicio de una minora que tenía secuestrado al gobierno, sin embargo, subrayó que eso ya se terminó.

«La mayor parte del dinero se quedaba en unas cuantas manos, andaban como desesperados, enajenados buscando cómo robar, se dedicaban sólo a robar», dijo.