AMLO: No hay presión financiera por deuda de Pemex

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Tras un análisis, Fitch Ratings, agencia internacional de calificación crediticia, devaluó la categoría de Pemex a ‘BB+’ desde ‘BBB-’, es decir, la petrolera tiene “un grado especulativo de inversión”.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador opinó que este tema, ni los asuntos negativos referidos respecto a la deuda soberana, se traducen en presión para las finanzas.

El máximo mandatario del país comentó que no habrá cambios en el esquema de rescate financiero de Pemex que propuso su gabinete; también afirmó que el peso no se ha depreciado.

«Hay estabilidad en nuestra moneda, a pesar de lo sucedido en esta semana resistió nuestra moneda, seguimos con un peso fuerte, la depreciación de estos días no ha significado caer a los tiempos anteriores, es decir, en todo el periodo ha habido una apreciación del peso», comentó López Obrador en conferencia de prensa.

El titular del poder Ejecutivo consideró que, entre otros temas de economía, “la recaudación fiscal ha mejorado, está creciendo el comercio exterior, está creciendo el empleo, están mejorando los salarios, se está atendiendo el problema lamentable de la pobreza como nunca y hay control en la inflación”.

El presidente de México expresó que las calificadoras (Fitch Ratings) no han sido objetivas ni profesionales porque Pemex no tiene problema para reestructurar su deuda y que posee un informe en el que “sobran ofertas con mejores garantías”.  

La evaluación de la calificadora considera que invertir en Pemex representa una “especulación con calidad cuestionable y futuro incierto, pero con capacidad actual”

López Obrador dijo que al momento de realizar la evaluación no se consideró que Pemex trabaja en 22 campos petroleros nuevos. Afirmó que la producción de la petrolera nacional se estabilizó en tiempo récord (“seis meses”), porque la tendencia era a la baja y que los financieros tienen conocimiento de ello, lo que facilitará el plan de rescate de la deuda de Petróleos Mexicanos.