Celebran los primeros funerales de integrantes de la familia LeBarón

La comunidad agrícola de La Mora celebró los primeros funerales de algunos de los nueve integrantes de la familia LeBarón que fueron asesinados el lunes por miembros del crimen organizado.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La comunidad agrícola de La Mora celebró los primeros funerales de algunos de los nueve integrantes de la familia LeBarón que fueron asesinados el lunes por miembros del crimen organizado.

Bajo fuertes medidas de seguridad, docenas de camionetas, algunas de ellas con matrícula de Dakota del Norte recorrieron carreteras en el desierto mientras la noche caía sobre la comunidad de alrededor de 300 habitantes.

Se sacrificó una vaca para alimentar al colectivo mormón y a las docenas de soldados mexicanos que custodian la entrada a La Mora.

Por su parte, el ex alcalde, Steven Langford espera que esta masacre tenga un “importante impacto en la comunidad”, destacó que la situación empeoró en los últimos 15 años, incluso teme que la mitad de los residentes puedan marcharse.

«Esto fue una masacre, 100 por ciento una masacre», dijo Langford, que perdió a una hermana, Christina Langford, en la emboscada.

«No sé cómo entra en la conciencia de nadie hacer algo tan horrible».

Cuando sucedieron los hechos el pasado lunes, el Ejército mexicano, la Guardia Nacional y la policía del Estado de Sonora tardaron en llegar al lugar ocho horas por lo que no pudieron evitar que los pistoleros abrieran fuego en contra de la familia.

«El País está sufriendo mucho por la violencia», dijo William Stubbs, un agricultor de nueces y alfalfa que es miembro de un comité de seguridad de la Colonia LeBarón, una localidad con una población mayoritariamente estadounidense.

«La ves por todas partes. Y no está mejorando. Está empeorando».

Ante la ausencia de seguridad en las zonas rurales llevó a que los residentes formarán sus propios cuerpos de defensa civil, tras el asesinato el activista contra el crimen Benjamín LeBarón se turnaron todas las noches durante dos años para tomar posiciones con binoculares de alta potencia y vigilar desde la «L» del letrero de «LeBarón», que está en una ladera sobre el poblado.

Stubbs comentó que desde entonces los cárteles han abandonado LeBarón y el Municipio de Galeana, a unos pocos kilómetros al norte, pero dijo que estas bandas ganaron fuerza en las últimas dos décadas y las comunidades próximas sufren la violencia y extorsión de las organizaciones de narcotraficantes.

Hay que recordar que los mormones fueron albergados por México hacia 1875 tras ser perseguidos en Estados Unidos por continuar con prácticas propias de esa comunidad, como la poligamia.