Cierran 300 unidades urbanas del IMSS

Personal de UMU de Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Campeche, Oaxaca y Tlaxcala, dierona conocer que les deben dos meses de salario y que para poder pagarles, los condicionaron a realizar inventarios de los insumos en cada clínica.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Médicos y enfermeras de la Unidad Médica Urbana (UMU) de 18 entidades, denunciaron que fueron despedidos, en algunos casos sin indemnización, y a todos se les pidió entregar las instalaciones a más tardar el 15 de junio.  

 

El acuerdo firmado por Gisela Juliana Lara Saldaña, encargada de una Unidad de Programas IMSS-Bienestar, informó que a causa de la conclusión del proyecto “Prospera” y la transformación del nuevo programa de Becas para el Bienestar de Educación Básica Benito Juárez, IMSS-Bienestar, ya no recibirá los recursos que “Prospera” proporcionaba al ramo 12 del Presupuesto de Egresos de la Federación, sino que ahora se entregaría a los beneficiarios, por lo que las Unidades Médicas Urbanas tendrían que dejar de operar.

 

Existen 315 Unidades Médicas Urbanas distribuidas a nivel nacional según el catálogo de infraestructura del IMSS, en 28 entidades federativas. Su principal función del IMSS-Bienestar, era brindar servicios médicos a la población que no tiene seguridad social, que habitan en zonas marginadas y muchos de ellos en pobreza extrema. En cada una, laboraban alrededor de uno o dos equipos integrados por un médico, dos enfermeras, un promotor de acción comunitaria, un administrador y una secretaria.

 

UMUs cerraron sus puertas en Puebla, Guanajuato, Morelos, Sonora, San Luis Potosí, Oaxaca, Chiapas, Hidalgo, Guerrero, Veracruz, Michoacán, Tlaxcala, Ciudad de México, Coahuila, Durango, Zacatecas, EdoMéx y Campeche.

 

Empleados que trabajaron por más de 10 años en estas unidades, lamentaron el maltrato laboral que sufrieron durante el proceso, también denunciaron las malas condiciones en las que trabajaban y que el cierre de estas clínicas afectaron a muchos habitantes de bajos recursos.

 

“No tenemos seguridad social, estamos contratados por honorarios, no generamos antigüedad y muchas veces se retrasan nuestros pagos, pero eso no importó nunca, y ahora nos corren sin liquidación, no hay oportunidad de reubicarnos y lo peor es que la gente que venía era para controlar su diabetes, hipertensión o darle seguimiento a su embarazo y ahora se quedaron sin ese servicio” comentó la enfermera Tania Rincón.

 

Personal de UMU de Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Campeche, Oaxaca y Tlaxcala, dierona conocer que les deben dos meses de salario y que para poder pagarles, los condicionaron a realizar inventarios de los insumos en cada clínica.

 

 

Con información de: EL UNIVERSAL