Condena Segob agresión a padres de los 43 en Chiapas

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La agresión que sufrieron este domingo estudiantes y padres de los 43 que mantenían bloqueado el Libramiento Norte de Tuxtla Gutiérrez en Chiapas fue condenada por la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y el subsecretario Alejandro Encinas. 

Ambos funcionarios pidieron, a través de sus redes sociales, a las autoridades de Chiapas que investigue los hechos y se atiendan a las personas lesionadas. 

Incluso, Sánchez Cordero refrendó su apoyo a los padre de los 43 jóvenes desaparecidos en septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. 

En tanto, alumnos de la Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Ayotzinapa bloquearon la Autopista del Sol, a la altura del punto conocido como “El Parador del Marqués” en Chilpancingo para solidarizarse con los padres y alumnos de la normal rural Mactumatzá de Chiapas. 

Esta mañana, policías antimotines del Gobierno estatal buscaron desalojar un bloqueo que mantenían los padres de los 43 y  normalistas. 

En la zona, distribuían volantes cuando fueron agredidos con bombas de gas lacrimógeno. De acuerdo  con el comunicado emitido por la organización Tlachinollan, la denominada ‘Caravana sur en busca de los 43’ distribuía volantes cuando fueron agredidos con bombas de gas lacrimógeno. 

Ello dejó a tres estudiantes, dos madres de familia y una menor de tres años con lesiones.

“ Alrededor de las 8 y media de la mañana los Policías sin ningún protocolo empezaron a tirar los proyectiles de gas lacrimógeno hacia los Padres y madres de los 43 y estudiantes Normalistas, la represión duró por espacio de una hora con un saldo de tres estudiantes heridos, dos madres y su nieta de tres años. 

Dos estudiantes fueron impactados con un proyectil en la cabeza uno de ellos de Ayotzinapa y se reportan como graves están recibiendo atención medica en la policlínica ubicada en la avenida quinta Norte. Las madres de familia se encuentran en la Escuela normal sin poder salir para recibir atención médica porque la Escuela sigue sitiada por la Policía Estatal”, dice el documento.