El T-MEC se tambalea gracias a ‘Napito’

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

El senador Napoleón Gómez Urrutia propuso una iniciativa en materia laboral que no es bien recibida por los legisladores demócratas ni el gobierno de Donald Trump, e incluso pone en el filo de la navaja un posible acuerdo para firmar el T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos Canadá), que reemplazará al Tratado de Libre Comercio (TLC).

 

La propuesta del ex dirigente sindicalista minero, está encaminada a desaparecer la figura del outsourcing o tercerización, lo cual incrementa la desconfianza económica y desalienta la inversión extranjera. Además, rompe con los acuerdos políticos establecidos con representantes del Congreso de Estados Unidos la semana pasada.

 

Según Trascendió, del diario Milenio, organismos empresariales del país, como CCE, Coparmex y Concanaco, “se preguntan si la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, el canciller Marcelo Ebrard y el presidente Andrés Manuel López Obrador, vieron y están de acuerdo con el texto, que ayer se fue a comisiones”. 

 

La reforma que propone Gómez Urrutia solicita que se modifique la Ley Federal del Trabajo, en sus artículos 15A, 15B, 15C, 15D, 15E y el 1004-C, con lo que se establecen sanciones retroactivas a quienes contraten empresas de outsourcing, que es la forma en la que operan la mayoría de las empresas extranjeras, particularmente de Estados Unidos, en México.

 

Lo que pide el senador Morenista “viola el acuerdo entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y los congresistas americanos, de no modificar leyes que impacten la aprobación y desempeño del T-MEC… y rompe la estrategia comercial de Norteamérica”, comentó Darío Celis, columnista de el diario El Financiero.

 

Por su parte, Bajo Reserva, de El Universal, también consigna la “Ley Napito”, y destaca que “encendió los focos rojos en el sector empresarial nacional, de Estados Unidos y Canadá” y que incluso podría ser anticonstitucional.

 

Templo Mayor, de Reforma, destaca que uno de los puntos de acuerdo de mayor importancia para que fuera aceptado el T-MEC, era tener aprobada la nueva Ley Laboral, y de esta forma las ratificaciones de Estados Unidos y Canadá se agilizarían. Pero la nueva propuesta de ‘Napito’ se puede tomar como un obstáculo mayúsculo al tratado. 

 

En México hay más de 5 millones de empleados bajo el sistema de outsourcing, que podrían verse afectados con la propuesta de reforma del ex líder minero.