Estamos limpiando la casa.- Zaldívar

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La corrupción y el nepotismo se están combatiendo para no seguir alimentando la impunidad en el Poder Judicial, indicó el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, en el marco de su primer informe de actividades.

“La corrupción y el nepotismo se alimentan de la impunidad que mucho tiempo los ha acompañado. Que quede claro que esto se acabó. Que no toleraremos a los servidores públicos que anteponen sus intereses personales a los de la justicia. Estamos limpiando la casa y no cejaremos en este compromiso», señaló. 

Ante el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, los ministros de la SCJN, consejeros, miembros del gabinete y diversas personalidades, Arturo Zaldívar dijo que no se tolerará a los servidores públicos que antepongan sus intereses personales y reconoció que existen cotos de corrupción en el Poder Judicial que daña profundamente la impartición de justicia.

El ministro presidente dijo que el sistema de carrera judicial no ha sido eficaz para desterrar el nepotismo, y que al estar arraigada, con el paso de los años, ésta se ha recrudecido.

“Es cierto que la vocación por la judicatura se transmite en el seno familiar y que existen generaciones de jueces y magistrados intachables. Pero la falta de transparencia y la discrecionalidad para el otorgamiento de nombramientos han debilitado al sistema meritocrático, han generado desigualdad en la carrera judicial, y han propiciado conflictos de interés inaceptables“.

“El nepotismo generalizado afecta negativamente el correcto desempeño de nuestras funciones e impide que los ascensos se obtengan en condiciones de igualdad, todo lo cual nos desacredita y deslegitima nuestra labor”, destacó Zaldívar durante su discurso. 

Explicó que el Poder Judicial no ha logrado construir una relación de confianza con la ciudadanía por lo que emprendió un proceso de autoreforma para renovar su identidad y ética institucional. 

“Queremos sacar de nuestras filas a los malos servidores públicos, a los corruptos –por supuesto– pero también a los mediocres, a los que no están a la altura de la investidura que ostentan, así como a los que entienden esa investidura como privilegio y no como servicio”.

“Queremos desarticular las estructuras y la cultura del patrimonialismo judicial; queremos repetir hasta que se haga costumbre, que no es posible juzgar desde una perspectiva del privilegio; que debemos evolucionar con la sociedad de la que somos parte y a la que servimos; y que debemos rendirle cuentas de nuestro actuar”, sentenció.

Sobre los asuntos discutidos por la Suprema Corte, informó que el Pleno resolvió 429 asuntos, con los que se generaron criterios importantes sobre la inconstitucionalidad del matrimonio infantil, discriminación contra parejas del mismo sexo, validez de impuestos ecológicos, consulta previa para personas con discapacidad y pueblos indígenas, derechos de personas en situación de migración, paridad de género en materia electoral, transparencia y libertad de expresión, entre otros. 

En tanto, la Primera Sala resolvió 3 mil 161 asuntos en cuestiones relacionadas con la libertad de expresión y protección de minorías contra el discurso de odio, el sistema penal acusatorio, acceso al expediente en casos de graves violaciones a derechos humanos, igualdad de género en el derecho familiar y discriminación contra familias homoparentales.  

Mientras que la Segunda Sala resolvió 3 mil 435 asuntos con temas como la protección del derecho de las personas con VIH/SIDA a no ser discriminadas, el derecho a la salud de las personas con padecimientos psiquiátricos, el derecho a la información en redes sociales, el deber de juzgar asuntos laborales con perspectiva de género, el uso terapéutico de cannabis y los derechos de las personas refugiadas. 

Al informe, también asistieron las presidentas de la Cámara de Diputados y del Senado de la República, Laura Rojas y Mónica Fernández, respectivamente, así como la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum y diversos secretarios de Estado.