Etiquetado de alimentos en México, con fundamento legal y científico

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) afirma que el etiquetado de alimentos y bebidas vigente cumple con la Constitución, pues se basa en la información técnica y científica disponible, así como en el Códex Alimentarius, que es un conjunto de normas, directrices y códigos de prácticas aprobados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Organismo Mundial de la Salud (OMS).

Las Guías Diarias de Alimentación (GDA) implementadas en México están basadas en un sistema propuesto en Europa, desarrollado en el Institute of Grocery Distribution, organización británica que se encarga de realizar investigaciones en este tema. 

Las GDA se definen como las guías que indican la cantidad y el porcentaje de grasa saturada, otras grasas, azúcares totales, sodio y energía (en kilocalorías) por el contenido total del envase, y por porción, y que debe estar impresas en la parte frontal de los alimentos empacados.

El Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios establece que: el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasadas —con excepción del agua para consumo humano, alimentos para lactantes y niños de corta edad, goma de mascar sin azúcar, pastillas para el aliento sin azúcar, harinas con excepción de las preparadas, productos y materias primas destinados exclusivamente para uso y consumo interno de instituciones, y materias primas de uso industrial— deberá señalar en el área frontal de exhibición del producto:

  1. El contenido energético total que el producto aporta expresado en kilocalorías o calorías. Este valor no deberá expresarse en términos porcentuales de una ingesta diaria recomendada, y
  2. El contenido de grasas saturadas, otras grasas, azúcares totales y sodio que estén presentes en el producto, conforme a lo siguiente:

a) En el caso de grasas saturadas, otras grasas, y azúcares totales, deberá expresarse el aporte energético de cada nutrimento, indicando el porcentaje que cada uno de ellos represente con base en los valores establecidos en la siguiente tabla:

Fuente de aporte calórico      Valor base para el cálculo

Grasas saturadas                       200 calorías

Otras grasas                              400 calorías

Azúcares Totales                        360 calorías

b) La declaración de sodio deberá expresarse en miligramos, así como indicar el porcentaje que dicho contenido representa en función del valor de referencia de 2000 miligramos;

c) Tratándose de botanas, bebidas saborizadas, chocolates, productos similares al chocolate y productos de confitería, en su presentación de envase familiar, se deberá incluir el número de porciones y el contenido energético por porción presentes en el mismo, en términos de la fracción I de este párrafo. Quedan excluidas de lo dispuesto en el párrafo anterior, las bebidas saborizadas que sean consideradas de bajo contenido energético en términos del acuerdo que para tal efecto emita la Secretaría de Salud.