Guaidó inicia Operación Libertad en Venezuela

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Este martes el líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, salió a las calles de este país acompañado de un pequeño contingente de soldados fuertemente armados con el fin de iniciar la Operación Libertad, la cual pretender “concluir con la usurpación que ya es irreversible” y derrocar al gobierno de Nicolás Maduro.

A temprana hora, Guaidó y el grupo de militares liberaron al activista Leopoldo López, quien en su primer mensaje pidió a los venezolanos que tomaran las calles de forma pacífica y así lograr “la Venezuela que todos queremos”.

«Ha iniciado la fase definitiva para el cese de la usurpación, la Operación Libertad. He sido liberado por militares a la orden de la Constitución y del Presidente Guaidó. Estoy en la Base La Carlota. Todos a movilizarnos», afirmó López.

Tras estas acciones, Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, aseguró que cuenta con la total lealtad de los jefes militares del país en vista del levantamiento encabezado en Caracas.

A la afirmación de Maduro se sumó el ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, quien informó que el pueblo de Venezuela está enfrentando y desactivando a un grupo de traidores, y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, que aseguró que todas las fuerzas militares desplegadas buscan preservar la paz.

Los momentos de mayor tensión se vivieron cuando se realizó un enfrentamiento entre fuerzas leales a Maduro y Guaidó en la base aérea militar de La Carlota. En este choque, Guaidó se vio favorecido, debido a que sus militares capturaron a unos militares que intentaban reprimir a los manifestantes que salieron para apoyar el levantamiento en contra del actual régimen.

Estos momento de tensión han provocado que distintos Gobiernos se expresen a favor o en contra de este situación. Sin embargo, otros como México y España expresaron su neutralidad ante el tema y aconsejaron solucionar el problema de manera pacífica antes de generar “un baño de sangre”.