Invade el sargazo las playas vírgenes de México

La península de Yucatán en México se ha visto fuertemente afectada por la llegada de sargazo a la costa, pues se acerca otra masa de alrededor de 550 kilómetros de longitud, a la costa mexicana.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La península de Yucatán en México se ha visto fuertemente afectada por la llegada de sargazo a la costa, pues se acerca otra masa de alrededor de 550 kilómetros de longitud, a la costa mexicana.

 

Estas situaciones contribuyen a una crisis económica para los residentes y un conflicto ecológico para el país, pues siendo el hogar de impresionantes mares azul claro y arenas doradas, millones de personas acuden a sus centros turísticos cada año. 

 

El sargazo ha cubierto gran parte de las costas, dañando así los paisajes tropicales y provocando mal olor en las playas y esta nueva es aproximadamente del mismo tamaño que la isla de Jamaica y podría extenderse hacia el sur de la península de Yucatán, hasta Belice. 

 

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) confirmó los registros del sargazo en el Caribe Mexicano desde el verano de 2013 en cantidades atípicas y continuó de forma esporádica, hasta que a finales de 2014 hasta la fecha se ha vuelto constante. 

 

Este problema ha sido a causa de una floración intensa de algas de sargazo, que desembocó en el cercano mar de los Sargazos. En 2018 su floración de verano, se extendió desde el Atlántico desde África Occidental hasta el Caribe, y las cosas han empeorado desde entonces. 

 

Una de las principales causas del nacimiento de estas algas es la deforestación, ya que siendo un fenómeno natural no es causante de daños intensos, sin embargo, la provocación de su reproducción excesiva es influyente en el calentamiento global, erosión de suelos, lo que a su vez, conduce a que los nutrientes no puedan lavarse en los ríos y fluyan hacia los océanos. 

 

El aumento de los altos niveles de nutrientes y nitrógenos conlleva a varios efectos secundarios en las aguas del mar. Uno de estos es limitar la cantidad de oxígeno en el agua, creando así, zonas muertas. De acuerdo con el Servicio Nacional de Océanos de EE.UU. la solución a este problema sería fomentar el crecimiento de nuevas flores y algas para mantener un balance y vida en los océanos. 

 

Varios miles de kilómetros al sur de Yucatán se encuentra la selva amazónica y alrededor de un 17% se ha perdido a causa de la deforestación en los últimos 50 años. 

 

El Servicio Geológico de EE.UU. apunta a un empeoramiento de la situación de África Occidental, donde aseguran que más del 80% del Bosque de Guinea Superior, se perderá si la deforestación continúa aumentando. 

 

Ante este problema, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, estima que el costo de la limpieza de estas playas estará alrededor de 2.7 millones de pesos.