La ‘desaparición’ del agua en Mexicali

Las autoridades bajacalifornianas han tenido problemas para regular el agua, y el 40 por ciento de su consumo no se encuentra cuantificado.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Algo muy raro está pasando con el agua en Mexicali, pues han desaparecido unos 34 millones 782 metros cúbicos del líquido sin que las autoridades puedan seguir su rastro.

Pero esto no es una sorpresa si tomamos en cuenta el desastre que tienen las autoridades bajacalifornianas en la administración del líquido. De acuerdo con un estudio realizado por especialistas, del 51 por ciento de los permisos para el uso de agua de riego en los últimos 20 años no aparecen.

Estos permisos tenían que ser entregados, en teoría, por desarrolladores urbanos e industriales, a la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali (CESPM). Lo grave no es que se pueda explotar de más el consumo del agua (cosa que no sabemos), sino que aún de suceder, el gobierno estatal no tendría manera de saberlo.

El artículo 153 de la Ley de Desarrollo Urbano del Estado señala que los permisos de uso de agua de predios agrícolas al incorporarse a suelo urbano y fraccionamientos deben ser transferidos al organismo correspondiente.

Esto garantiza el suministro permanente del recurso para la ciudad, lo que ha generado excedentes de aguas desde su aplicación.

Sin embargo, cálculos matemáticos del estudio en cuestión, determinan que que gran parte del líquido que se supone, se entregó a la CESPM por parte de los vivienderos no se encontró en un 40%, lo que equivale a 27 millones 207 mil metros cúbicos de agua al año.

A esto hay que sumarle que se desconoce la ubicación de un 11.1% de los permisos de tierras que antes eran agrícolas y que ahora son industriales, que suman 7 millones 575 mil metros cúbicos anuales. Ello da la escandalosa cifra de 34 millones 782 metros cúbicos de agua.

Para poner en contexto, esa cifra representa poco más del 30% del consumo anual de la ciudad que es de 89 millones de metros cúbicos.

Muchos aseguran que el agua en Mexicali corre peligro, pero pocos se dan cuenta de que el verdadero riesgo está en que desde las autoridades no existen controles claros para evitar la ‘pérdida’ del líquido y las afectaciones a personas y empresas, quienes terminan siendo víctimas de la falta de una correcta administración del recurso natural más importante.

 

Alejandra Rodríguez, colaboradora invitada

@AleRodrisMe