La mujer que esparció la cocaína del ‘Chapo’ por todo Estados Unidos

Irene Fajardo Campos, mejor conocida como 'La Madrina', se ocupaba del trasiego de cocaína del cártel de Sinaloa a Estados Unidos.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

El nombre de Irene Fajardo Campos en sí no dice mucho, pero cuando la refieren por su alias, la historia es muy diferente. En el mundo del narcotráfico es conocida como ‘La Madrina’ o ‘La Comadre’, y es una de las mujeres que detentaba mayor poder dentro del organigrama del cártel de Sinaloa, una de las organizaciones delictivas con mayor presencia en el mundo.

Fajardo Campos se encargaba de conseguir directamente los cargamentos de cocaína de Colombia. También reclutaba a los pilotos aéreos y compraba las aeronaves para transportar el cargamento hacia Centroamérica y México. Con la finalidad de extender su red de influencia decidió aliarse al cártel de Sinaloa.

Ella ya estaba totalmente sumergida en el mundo del tráfico de drogas, pero no conforme, también involucró a sus hijos, quienes actualmente son operadores y se encargan del trasiego de cocaína y metanfetaminas a todo el territorio estadounidense.

Tras ser detenida, en diciembre pasado ‘La Madrina’ fue declarada culpable de diversos crímenes en Estados Unidos y espera recibir sentencia el próximo 26 de marzo.

La Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus sigla en inglés), así como la Fiscalía de Arizona, seguían muy de cerca los pasos de ‘La Madrina’, espiaron sus conversaciones y fue de dicha manera que en 2017 se documentó su importancia y jerarquía en el cártel. Fue capturada en Colombia y de inmediato fue extraditada a Estados Unidos.

Fajardo Campos supervisaba el ingreso de químicos a México provenientes del extranjero, así como del proceso de producción de anfetaminas en un laboratorio clandestino en el desierto de Hermosillo, Sonora, producción que posteriormente era enviada a Tucson, Arizona y Jackson, Mississippi, entre otras ciudades.

Irene Fajardo se une a nombres como el de Cynthia Guadalupe Alvarado Campa, La Potra, una exintegrante del Grupo de Armas y Tácticas Especiales de la Procuraduría General de Justicia de Coahuila, pero que era la segunda al frente del cártel de Sinaloa en las Plazas de Durango y Coahuila.