Liberan a dos activistas indígenas secuestrados en Guerrero

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Ciudad de México.- Luego de permanecer desaparecidos cuatro días, la dirigente indígena Obtilia Eugenio Manuel y su compañero Hilario Cornelio Castro fueron liberados por sus captores este sábado a las 06:00 horas en el poblado de Tierra Colorada, municipio de Juan Escudero en la región centro del estado, reveló el esposo de la víctima, Cuauhtémoc Ramírez.

Ramírez informó que habría recibido una llamada anónima donde le ordenaron como única condición, acudir solo al poblado y que ahí encontró a los activistas en el zócalo.

“En el zócalo de Tierra Colorada, ahí la encontré (a Obtilia). Está golpeada, no puede caminar bien. Un poco lastimada, pero está bien» ha relatado Ramírez en una conferencia de prensa este sábado.

Los tres se regresaron a Ayutla para resguardarse explicó en entrevista el esposo con el diario El Sur y dijo que desconoce quiénes son los captores y los motivos por los que decidieron privar de la libertad a Obtilia Eugenio e Hilario Cornelio desde el martes pasado cuando huían de Ayutla porque habían recibido amenazas de muerte, así como un intento de secuestro previo.

En un escueto mensaje a través de sus redes sociales, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, celebró el hallazgo con vida de los defensores indígenas. Horas más tarde publicó por esta misma vía una fotografía junto a Obtilia e Hilario en las oficinas de la Fiscalía local. Junto a la imagen Astudillo prometió el reforzamiento de las medidas cautelares de los activistas, protección con la que contaba la mixteca desde 2006 por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La mixteca, de 42 años, tiene una trayectoria de más de dos décadas como defensora de las comunidades indígenas. Ella fue testigo en primera persona de las violaciones que padeció su comunidad por parte del Ejército tras el levantamiento en Chiapas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en 1994.

Desde entonces ha abogado por la desmilitarización de la zona y ha acompañado a mujeres víctimas de tortura sexual de manos de militares así como a los afectados por negligencias médicas.

Con información de El País y Proceso