Los altos precios de la gasolina, un mal que aqueja a Yucatán

Al inicio de la administración del Gobierno Federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, el precio de la gasolina llegaba a los 10.72 pesos, hoy, a meses de concluir su gestión, el costo de esta llegó a los 17.04 pesos

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Ciudad de México.- Al inicio de la administración del Gobierno Federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, el precio de la gasolina llegaba a los 10.72 pesos, hoy, a meses de concluir su gestión, el costo de esta llegó a los 17.04 pesos.

La preocupación por el incremento en los precios de la gasolina cada día se intensifica más, sobretodo en estados del sur, donde los precios subieron 64 por ciento (en pesos) durante 6 años.

La falta de infraestructura es clave para que estos aumenten: el precio de los combustibles está relacionado con el origen del producto, el transporte y almacenamiento, el Impuesto Especial sobre los Productos y Servicios (IEPS), así como las ganancias que se esperan sobre su venta.

A diferencia de países como Venezuela o Arabia Saudita, las autoridades mexicanas generalmente no usaron su poder de modificación de precios para ofrecer grandes descuentos a los consumidores. En cambio, impusieron el uso de la gasolina cuando los precios mundiales del petróleo eran bajos y lo subsidiaron cuando los precios eran altos.

Hay que recordar que actualmente las gasolinas y el gas LP se fijan libremente. Pero el gobierno tiene una palanca importante para incidir sobre ellos: el IEPS.

A pesar del ‘gasolinazo’ de enero de 2017, a lo largo de todo el año la recaudación por IEPS a gasolinas fue inferior en términos reales en 26.4 por ciento respecto a la de 2016.

Esto quiere decir que el gobierno dejó de captar alrededor de 61 mil millones de pesos respecto al año previo, con objeto de amortiguar el incremento de los precios de las gasolinas.

En contraste, no se amortiguó el incremento del gas LP, que en 2017 aumentó en promedio en 44 por ciento y que en lo que va del sexenio tiene un alza de 52.8 por ciento, es decir, de 23.7 por ciento en términos reales.

Es importante tener en cuenta que a pesar de la reforma energética, los precios continúan en manos del Gobierno, quien tiene el reto y la exigencia de todos los mexicanos de evitar que continúe el aumento incontrolable de los costos de la gasolina en la Península de Yucatán.