Más granos enteros y semillas para tener una vida saludable

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La cifra es alarmante, contundente. En 2017, 11 millones de muertes en todo el mundo se relacionaron con una deficiente alimentación. El consumo excesivo de sal, azúcar y carne procesada produjo que muchas de estas personas desarrollaran enfermedades degenerativas del corazón, cáncer y diabetes. En comparación, las personas que murieron en el mismo año a consecuencia de consumir tabaco fueron 8 millones.

Esta información, recopilada por 37 científicos, se dio a conocer por medio del estudio “Alimentos, Planeta, Salud. Dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles”, realizado durante tres años en 195 países, y publicado por la revista médica británica The Lancet, una de las más prestigiosas en el rubro.

La investigación concluyó que el consumo de los alimentos más saludables, como granos enteros, leche, frutos secos y semillas, fue, en promedio, tan sólo del 12 % de la cantidad recomendada (21 gramos), mientras que la ingesta de sal y azúcar fue 10 veces más de lo debido. Como consecuencia de este mal equilibrio falleció una de cada cinco personas en el orbe.

De los 195 países analizados, México ocupa el puesto 57 en fallecimientos a causa de una mala dieta, mientras que Uzbekistán fue la nación con mayor índice de decesos por una deficiente alimentación. Los investigadores señalan que “las muertes se asocian más con no comer suficientes alimentos saludables que con comer demasiados de los que son malos para la salud». La menor proporción de ese tipo de fallecimientos se registró en Israel, el primer clasificado con solo 89 muertes por cada 100 mil personas.

Los científicos destacaron que sus hallazgos “subrayan la urgente necesidad de coordinar esfuerzos a nivel global para mejorar las dietas mediante la colaboración entre las diferentes secciones del sistema alimentario y nuevas políticas para impulsar dietas equilibradas» y que además es necesario que los gobiernos promuevan programas de activación física.