Mujeres de Atenco exigen cumplimiento de sentencia contra Estado mexicano

Once mujeres víctimas de tortura sexual en Atenco esperan el cumplimiento total de una sentencia emitida por CorteIDH contra el Estado mexicano.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Ciudad de México.- Once mujeres víctimas de tortura sexual en Atenco, Estado de México, tuvieron que esperar más de 12 años para que se emitiera una sentencia contra el Estado mexicano cuando éste llevó a cabo un operativo en Texcoco y San Salvador Atenco el 3 y 4 de mayo de 2006.

En diciembre del 2018 , la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), hizo pública su sentencia al Estado mexicano por la tortura que sufrieron las mujeres de Atenco.

Este jueves en el Centro de los Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (ProDH) las 11 víctimas sobrevivientes de tortura se dijeron victoriosas y se posicionaron ante la sentencia pidiendo justicia, verdad y castigo a los culpables.

“Las mujeres ya no vamos a ser más un botín de guerra. Hoy, vemos con satisfacción que todas nuestras demandas se han venido resolviendo. Nos han tirado diciéndonos mentirosas, no quisieron tapar pero ahora esperamos que esta sentencia sea para bien, para bien de todas nuestras mujeres” dijo Patricia Romero, integrante de las mujeres de Atenco.

La CorteIDH determinó que no se investigó, juzgó y sancionó a todas las personas responsables del operativo en Atenco, tanto a nivel material como intelectual. En consecuencia, ordenó al Estado realizar una investigación exhaustiva de los hechos con perspectiva de género y que incluya a todas las formas de responsabilidad a nivel federal y estatal.

Durante el 3 y 4 de mayo de 2006, en San Salvador Atenco y Texcoco, se realizaron una serie de operativos policiales que derivaron en la detención de 200 personas. De ese grupo, 47 fueron mujeres y 31 recibieron algún tipo de agresión sexual. De estas, 11 decidieron denunciar lo ocurrido hasta llegar a las últimas instancias internacionales. En 2008 acudieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que desembocó en la sentencia de la Corte IDH.

Esta sentencia histórica, da al Estado la posibilidad de poner fin a la impunidad en el emblemático caso de Atenco y de tomar medidas concretas para evitar que se reproduzcan tales violaciones a derechos humanos en otros contextos.