Piden piso parejo para el outsourcing

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

El outsourcing en México puede ser de suma ayuda para gobierno, empresas y trabajadores siempre que exista una regulación efectiva, según coinciden expertos.

En la actualidad, existen cifras que indican que más de 3.5 millones de personas laboran bajo el esquema de outsourcing o subcontratación, luego de seis años de haberse agregado esta figura a la Ley Federal del Trabajo.

Raúl Beyruti, presidente de GINgroup, empresa dedicada a la tercerización, dijo que pese a que la subcontratación está regulada en la ley actual, es menester emitir una norma oficial para distinguir a empresas formales de aquellas que contratan de manera irregular.

«Es necesario establecer mecanismos adecuados para que la tercerizacion esté regulada a través de generar una norma. Que se determine cuáles son las empresas que cumplen con lo que establecen las leyes y quienes cumplan, que tengan un reconocimiento de una empresa independiente, para que las que no cumplan sean exhibidas», opinó.

A través de esta norma, según el empresario, las empresas se verían obligadas a cumplir con una calificación y aquellas que no la alcancen, deberían de dejar de operar.

En concordancia con Beyruti, Mónica Flores, presidenta de ManpowerGroup Latinoamérica, defendió la figura del outsourcing y los alcances que tiene.

“No hay que terminar con el outsourcing, está mal planteado, con lo que hay que acabar es con la simulación laboral y con la evasión ahí todos nos tendríamos que sumar a esa iniciativa” dijo.

Utilizar una empresa de outsourcing no representa ahorros para “pagar menos”, opinó Flores, sino es una opción de contratar y manejar al capital humano con mucha mayor experiencia y poder brindarle al trabajador un portafolio de prestaciones y nómina, así como con mucha mayor práctica en la capacitación y desarrollo de talento.

“La subcontratación dota a empresas de flexibilidad para que se concentren en el desarrollo del negocio mientras un tercero apoya en la atracción de talento. Incluso, permite transitar de empleados informales a la formalidad.

“Sin embargo, para que este esquema impulse estos beneficios hay que aplicar con rigor la regulación vigente estipulada en la Ley Federal del Trabajo en 2012”, dijo Héctor Márquez Pitol, director de relaciones institucionales de ManpowerGroup.

En México, 61 por ciento de las personas contratados bajo el esquema de outsourcing permanece en su empleo por un periodo mayor a tres meses.

Pero para Márquez Pitol, para lograr que esta actividad se traduzca en formalización en el mercado de trabajo, hay que supervisar cómo se reporta el salario y que IMSS, SAT y la Secretaría del Trabajo actúen de manera coordinada para identificar a las empresas que incurren en prácticas nocivas de subcontratación.

La Ley Federal del Trabajo establece al outsourcing como el régimen por el cual un patrón (contratista) ejecuta obras o presta servicios con trabajadores bajo su dependencia, en favor de un contratante, persona física o moral.