Planean retirar “diablitos” de la Merced

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

El Gobierno de la Ciudad de México nuevamente tendrá un reordenamiento de ambulantes, mercados y “diablitos”. 

Claudia Sheinbaum, reconoció que las autoridades han batallado con el control de los vendedores, tanto formales como en vía pública, además de aquellos que no respetan los reglamentos o espacios cuyas condiciones en las que operan generan riesgos. 

El ejemplo más reciente es el incendio en la Nave Mayor de la Merced, donde las indagatorias de la Procuraduría General de Justicia capitalina apuntan a que el incendio pudo ser ocasionado por una sobrecarga de los “diablitos”.  

Para evitar estas situaciones de riesgo, la Jefa de Gobierno anunció que emprenderán acciones integrales en los mercados y romerías para garantizar condiciones adecuadas, desde las conexiones eléctricas hasta protección civil y seguridad ciudadana. 

«Vamos a entrar a hacer revisión de todos los mercados, sobre todo el tema de la instalación eléctrica y cómo muchos locatarios se cuelgan de la instalación principal», detalló Sheinbaum.

Sin embargo, aseguró que para que estas nuevas medidas se lleven a cabo correctamente, se necesitará de la cooperación de los vendedores, y cumplir con las reglas y medidas de seguridad. 

«Los mercados, no porque sean edificios de Gobierno, no hay que mejorarlos o no hay que atenderlos o no hay que cuidarlos. En general, los locatarios cuidan sus espacios, pero la gente tiene que pagar la electricidad, no puede ser que se cuelguen para no pagar la electricidad», comentó.

Sheinbaum, aseguró que durante diversas ocasiones, alrededor del Mercado de la Merced se ha intentado liberar las calles y vialidades moviendo y realizando reubicaciones, sin embargo, los vendedores vuelven al poco tiempo. 

La calle no es pública en La Merced, pues para los vendedores si tiene dueños.

Así lo ejemplifica un joven, quien prefirió colocar sobre su mesa quemada entre cenizas, lodo y escombros, huacales con aguacates que le encargó un cliente, antes que exponerse a ofrecerlos en el exterior.

«No quiero problemas con los de allá afuera, son bien bravos y peligrosos», dijo uno de los vendedores. 

«Si yo me salgo a querer vender mi mercancía, téngalo por seguro que a mí me golpean», dijo otro comerciante afectado.

El objetivo que se plantea la Administración capitalina es reordenar y, con ello, lograr que las personas sientan seguridad de ingresar a los mercados.