Revelan detalles del entorno familiar del niño que disparó en Torreón

Después de que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) congeló las cuentas bancarias de de José Ángel “N”, de 58 años, y de su hijo, José Ángel “N”, de 37 años, abuelo y padre.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Después de que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) congeló las cuentas bancarias de de José Ángel “N”, de 58 años, y de su hijo, José Ángel “N”, de 37 años, abuelo y padre, respectivamente, del menor que desató una balacera el pasado 10 de enero en el Colegio Cervantes de Torreón.

Se encontraron diversas inconsistencias en los estudios socioeconómicos realizados en el seno familiar en el que cohabitaba el menor de 11 años.

De acuerdo con información del diario Reforma, el abuelo tiene 121 millones de pesos de flujo en efectivo hacia empresas y recepción de flujos de efectivo por 24 millones de pesos en sus propias empresas; además de que se detectaron las compras de 6 vehículos de lujo en dos años.

Una de las abuelas del menor habría realizado también la adquisición de tres camionetas de lujo y transferencias de dinero hacia Estados Unidos.

Santiago Nieto, titular de la UIF, les señaló que se presentará una denuncia por los delitos de fraude fiscal y operaciones con recursos de procedencia ilícita, debido a que no está justificado el flujo de dinero detectado.

Se reveló que el niño vivía con sus abuelos debido a que su padre se encontraba preso en Estados Unidos y su madre está muerta.

Yezmine Natali Betts, madre del estudiante, habría sido brutalmente asesinada, reveló Adrián Alanís, secretario de Gobierno de Durango; agregó que “al parecer fue degollada”, sin proporcionar más detalles sobre el caso.