Revelan que gobierno Calderón ocultó violación de Ernestina Ascencio

Han pasado 13 años del asesinato de Ernestina Ascencio, el médico legista Juan Pablo Mendizábal sostiene que la indígena fue agredida sexualmente y que Felipe Calderón y Fidel Herrera acordaron cambiar el dictamen médico sobre su muerte y ocultar la violación sexual.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Han pasado 13 años del asesinato de Ernestina Ascencio, el médico legista Juan Pablo Mendizábal sostiene que la indígena fue agredida sexualmente y que Felipe Calderón y Fidel Herrera acordaron cambiar el dictamen médico sobre su muerte y ocultar la violación sexual. 

Antes de morir, Ernestina pronunció las palabras “Pinome Xoxome” (hombres de verde), “los vestidos de verde”, como les dicen en la sierra de Zongolica a los soldados.

Ernestina Ascencio Rosario, originaria de Soledad Atzompa, Veracruz, tenía 73 años cuando la atacaron y luego la arrojaron a un barranco.

Mendizábal dice que no cambiaría nunca el dictamen pericial que le hizo a Ernestina Ascencio Rosario.

“Por honestidad, por justicia, no lo cambiaría. Ernestina fue agredida sexualmente. Por todos los indicios que se encontraron, por todos los hallazgos físicos, los desgarres, el antígeno prostático encontrado en el recto y la vagina es exclusivo de los hombres. Todas esas cosas en conjunto fueron determinantes para estar completamente seguros de la agresión sexual de la señora Ernestina”.

El perito que hizo la necropsia de Ernestina Ascencio sostiene que la mujer de 73 años, originaria de Tetlatzingo, municipio de Soledad Atzompa, “fue violada por tres personas”. Es el resultado de cromosomas de al menos tres personas. Pero hubo un acuerdo entre los gobiernos federal y estatal. Y Fidel Herrera les dijo que “al gobierno del estado no le convenía tener en contra al presidente de la República y que por eso se tenía que cambiar el dictamen”.

Pablo  Mendizábal narra cómo en un principio Fidel Herrera les obligaba a defender los dictámenes. Después, con Felipe Calderón y los titulares de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en reuniones en Xalapa y Ciudad de México, acordaron sostener que Ernestina falleció a causa de anemia.

El perito señala que lo obligaban a cambiar las evidencias y el dictamen. Por negarse, dos años antes de salir jubilado lo cesaron de su trabajo diciendo que “reprobó los exámenes de confiabilidad”.  Ante la violación a sus derechos, acudió al Tribunal de Contencioso Administrativo y ganó el laudo, pero el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares se amparó para no reinstalarlo en su fuente laboral.