“Sacan más trapitos al sol” a Miguel Ángel Mancera

Existen evidencias sobre el lavado de dinero y evasión fiscal contra Luis Serna, secretario particular de Miguel Ángel Mancera cuando este fungía como jefe de Gobierno de la CDMX.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Existen evidencias sobre el lavado de dinero y evasión fiscal contra Luis Serna, secretario particular de Miguel Ángel Mancera cuando este fungía como jefe de Gobierno de la CDMX.  

Se trata de un amigo de la infancia y una de las personas más cercanas al actual senador. Y puede ser la pieza final del derrumbe definitivo de una fracción política que alguna vez soñó con llegar a Los Pinos.

La Unidad de Inteligencia Financiera integró una  denuncia contra Serna Chávez ante la Fiscalía General de la República. Las evidencias señalan a Serna y a otro grupo de personas como prestanombres de Mancera y de otros funcionarios de la administración capitalina, para acumular una cantidad de bienes inmuebles.

Fuentes cercanas al caso revelaron que la acumulación de casas, departamentos y otros activos no declarados cuando fue funcionario permiten a Mancera reportar fiscalmente ingresos por al menos seis millones de pesos mensuales por concepto de arrendamientos inmobiliarios.

También en Estados Unidos existen indagatorias que señalan a Serna y a los integrantes del primer círculo de Mancera, que exhiben cuantiosas operaciones mediante pagos en efectivo.

La administración actual encabezada por Claudia Sheinbaum, actual Jefa de Gobierno que creen identificar la existencia de una red de intereses que engarzó  a servidores públicos con empresas constructoras en lo que ha sido descrito como un “cártel inmobiliario”.

Julio César Serna fue inhabilitado por la Contraloría capitalina, en diciembre pasado y apenas el 8 de enero, un juez le extendió una suspensión contra la inminente orden de aprehensión en su contra. Datos disponibles ubican  ya a los hermanos Serna fuera del país, desde donde se defenderían de acusaciones penales.   

Las autoridades han descubierto las piezas con las que terminarán por descubrir la maquinaria construida para montar negocios ilegales a partir de la plataforma política y administrativa con la que se dotó al grupo de colaboradores de Mancera, enhebrada por sus principales operadores políticos y financieros, la cual comienza a desplomarse.