Se intensifican los problemas diplomáticos entre Bolivia y México

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Después de que el gobierno mexicano recibió en asilo político al expresidente de Bolivia, Evo Morales, las críticas hacia la administración de Andrés Manuel López Obrador no se hicieron esperar por parte del autoproclamado gobierno de transición boliviano.

Cabe destacar que en Bolivia la tensión política interna se ha desatado en estos últimos días. Se ha reportado la muerte de cinco personas, al parecer manifestantes de grupos cocaleros, y 22 personas heridas durante disturbios cerca de la ciudad boliviana de Cochabamba, donde hubo graves choques contra la policía y las fuerzas armadas.

En conferencia de prensa, la nueva canciller, Karen Longaric, afirmó: “Sorprende la intrusión del gobierno de López Obrador de permitir a Evo Morales usar el territorio mexicano como espacio de operaciones”. Debido a que desde su llegada a suelo mexicano, Evo Morales ha hecho declaraciones públicas en dónde crítica el gobierno de la presidenta proclamada, Jeanine Áñez.

“Nos preocupa la actitud del gobierno mexicano frente a los pronunciamientos de Evo Morales porque viola los principios de asilo”, sentenció Longaric Rodríguez, ya que afirma que los actos del exmamandatario podrían incurrir en intromisión de los asuntos bolivarianos.

Asimismo, la nueva canciller acusó al gobierno de López Obrador de no reconocer el gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

No obstante, el jueves pasado la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) declaró que «no se puede coartar la libertad de expresión de los asilados y que dicho derecho no puede ser motivo de reclamación por otro Estado basándose en conceptos que contra éste o su gobierno expresen públicamente los asilados o refugiados”.

Bolivia rompe con Caracas, Cuba y bloques regionales

Además, Longaric Rodríguez anunció la ruptura de las relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro, el alejamiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y de la Alianza Bolivariana (Alba), así como la salida de la brigada médica cubana del país.

Karen Longaric señaló que la razón del distanciamiento fue que “el bloque ya no opera, ya no existe y no sirve”. Agregó que “el gobierno de Bolivia se ha desvinculado del tratado del Alba” en referencia a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, que impulsó el fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez.

Por la noche se informó que la policía liberó tras un interrogatorio a la coordinadora de la misión médica cubana en Bolivia, Yohandra Muro.

El ministro cubano, José Ángel Portal, declaró que Muro quedó en libertad “después de haber sido sometida a una injustificada retención e interrogatorio por parte de la policía”.

Además, Longaric advirtió que si Evo Morales quiere regresar a Bolivia, deberá enfrentar la justicia por fraude electoral.

Desde México, Morales condenó la represión de grupos cocaleros cerca de Cochabamba, los cuales resultaron en cinco muertos. El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, apuntó que las fuerzas de seguridad en los puntos de control no dejaron pasar ambulancias que transportaban heridos.