Seguimiento 39: la madre de todos los cárteles que García Luna encubrió

Esta gran organización criminal estaba formado por los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, del Golfo y Los Zetas.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

El probable juicio en contra del ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública en la gestión de Felipe Calderón, Genaro García Luna, destaparía a uno de los grupos criminales más grande de México y de América Latina: El Seguimiento 39.

Este grupo formado por el ex infante de la Marina de los Estados Unidos, Ángel Domínguez Jr., alias «El Z-39», y protegido por la mano derecha de García Luna, Iván ‘La Reina’ Reyes Arzate, importaba droga en todo México, Centroamérica y Sudamérica, siendo su principal cliente Colombia.

De acuerdo a un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos, El Seguimiento 39 era la unión de cuatro grupos criminales. «(Seguimiento 39) Construyó alianzas con los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, del Golfo y Los Zetas», afirmó el fiscal Michael Robotti en una carta a la Corte.

El papel de Reyez Arzate dentro de la organización era el de apoyar a mover grandes cantidades de cocaína y mariguana a Estados Unidos. De igual manera, los líderes de estos cárteles le confiaban el envío de sus drogas.

«Este grupo trasladaba cocaína sudamericana de Centroamérica a México, utilizando botes, aviones y vehículos comerciales, para luego introducirla a Texas y California», manifestó el fiscal.

Esta organización criminal no sólo corrompió a ‘La Reina’ sino que además se infiltró en las filas de las autoridades mexicanas como la Policía Federal que, a cambio de sobornos millonarios, protegía el envió de drogas, daba información valiosa sobre la aplicación de la ley y sobre otros miembros rivales del cártel.

«Múltiples testigos confirman que Iván Reyes Arzate protegió a El Seguimiento 39, en cooperación con otros oficiales mexicanos corruptos. Se cuenta con llamadas y otras comunicaciones interceptadas. Además, él admitió en 2017 pertenecer a esta organización criminal», agregó Robotti.

«Por ejemplo, en 2016, en su papel como comandante de la UAS, Reyes Arzate supo de una investigación de la DEA contra el Seguimiento 39. Poco después, el acusado se reunió con líderes del cártel, les compartió información sobre la investigación y aceptó un soborno de 290 mil dólares», acusó. 

Autoridades estadounidenses han destacado que de no ser por la detención del «Z-39», consumada por fuerzas policiacas mexicanas, el Seguimiento 39 se hubiera posicionado como una de las organizaciones criminales más importantes del continente americano. Actualmente, Domínguez Jr. enfrenta una orden de extradición a Estados Unidos, donde se le acusa de narcotráfico y lavado de dinero.