Sugieren no acudir a sitios arqueológicos ante la emergencia por coronavirus

A días de la llegada de la primavera, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) recomendó no asistir a sitios arqueológicos ante la emergencia del coronavirus.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

A días de la llegada de la primavera, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) recomendó no asistir a sitios arqueológicos ante la emergencia del coronavirus.

“La salud no tiene precio y las zonas arqueológicas siempre van a permanecer en el mismo lugar”, dijo Pedro Sánchez Nava, coordinador Nacional de Arqueología.

Sánchez Nava afirmó que hasta el momento el INAH no tiene planeado cerrar al público los sitios a los que cada año arriba a cargarse de energía turistas nacionales y extranjeros, procedentes principalmente de Europa y Estados Unidos, lugares donde ha permeado más el coronavirus.

Las unicas medidas que implementará el instituto ante la llegada de personas entre el 19 y 21 de marzo se limitan al aseo de espacios comunes y a proporcionar gel antibacterial en los sitios de mayor concurrencia. 

Además, el coordinador recomendó a los asistentes que constantemente se laven las manos y lleven su propio del sanitizante, así como que sean conscientes de su propio estado de salud “Si están enfermos no asistan, o en su defecto, si tienen algún síntoma, lo indiquen al personal sanitario más cercano”, explicó.

‘‘Invitamos al público a que sea responsable, en el sentido de que ir a una zona arqueológica tiene un fin lúdico, de aprendizaje, de disfrute; entonces, si alguien tienen alguna molestia física, le pedimos que no haga el esfuerzo de ir para no propiciar un eventual contagio”, afirmó para La Jornada.

De acuerdo con el coordinador, cada año Teotihuacán recibe aproximadamente 120 mil asistentes, mientras que Chichen Itzá, donde ocurre un fenómeno arqueoastronómico de luz y sombra en su pirámide, durante el equinoccio de primavera, puede alcanzar los 80 mil; gran parte de ellos de nacionalidad extranjera