Zirándaro, Guerrero: el infierno de vivir bajo la guerra del narcotráfico

La disputa entre el CJNG y la Familia Michoacana ha provocado el desplazamiento de más de dos mil personas. Foto: Twitter @RAlvarezHeredia

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

«Ante todo preferimos conservar la vida». Ese es el pensamiento de los pobladores de Zirándaro, en Guerrero, que en los últimas semanas han padecido la batalla que sostienen miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación y La Familia Michoacana.

En el lugar de los hechos se pueden encontrar casquilos tirados, casas y escuelas vacías, negocios y campos de cultivos abandonados. El panorama en este municipio de Tierra Caliente es similar a un pueblo fantasma.

La disputa entre estos cárteles ha provocado el desplazamiento de más de dos mil personas; tan sólo en la comunidad de San Rafael, compuesta por alrededor de 700 habitantes, toda la población decidió huir.

«Se dio una serie de enfrentamientos aquí en la comunidad, lo que dejó como saldo el desplazamiento total de la población de San Rafael», expresó el alcalde de Zirándaro, Gregorio Portillo Mendoza.

A pesar de que algunos de los refugiados han pedido ‘asilo’ en otros puntos de Zirándaro, otros han decidido optar por buscar el «sueño americano» sin importar abandonar completamente sus lugares de origen.

«La mayoría se encuentra en Guayameo, y muchas otras en la cabecera; muchas otras han salido en busca de asilo político en EU”, aseveró el edil.

Desde finales del año pasado, Portillo ha aseverado una y otra vez que existe una crisis humanitaria en este municipio, debido a que son la ‘puerta’ que une a Guerrero y Michoacán, lo cual lo vuelve un punto clave para los grupos criminales en el trasiego de drogas.

“El problema es que se disputan la región de Tierra Caliente, unos en Guerrero y otros en Michoacán, somos el escenario de los enfrentamientos por quedar pegados a Michoacán, nosotros somos el escenario en donde chocan. Nuestro municipio no produce amapola ni somos mercado interesante, sino que somos la puerta de acceso”, agregó.

Aquel que domine Zirándaro tiene un punto estratégico clave. Este municipio colinda tanto con Michoacán como con el municipio guerrerense de Coyuca de Catalán, que en 2016 fue catalogado por el Ejército como el primer lugar en siembra de amapola, planta de la que se obtienen la goma de opio y la heroína.

De acuerdo a fuentes de seguridad gubernamentales, la batalla entre el CJNG y la Familia Michoacana podría extenderse por un largo lapso y es que el fin de controlar estos dos municipios de Tierra Caliente, les permitiría aumentar sus actividades de narcotráfico.

«Queremos que el presidente Andrés Manuel López Obrador tome cartas en el asunto. Las familias están en precariedad, siguen haciendo falta víveres, despensas. Cadía día aumenta más el número de desplazados y eso nos ocupa”, concluyó Gregorio Portillo Mendoza.