Es gasolinera, señor Presidente

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

En México existen al menos 80 marcas diferentes de empresas que venden gasolina. En el caso de la CdMx, 100 por ciento del combustible es importando, en su mayoría de Texas. A nivel nacional, 70 por ciento del producto se compra en EU. La refinación, a cargo de Pemex Transformación Industrial, es mínima, las seis refinerías que hay en el país trabajan, según nos cuentan diversos grupos de ingenieros, a menos de 25 por ciento de su capacidad total, ya sea por falta de mantenimiento o porque en algunos casos ya hay una grave, muy grave, incapacidad de operación. La seguridad industrial en cada una de las instalaciones está en entredicho.

La cantidad de tomas clandestinas localizadas entre enero y septiembre del año pasado suman 10 mil 533 y la cantidad de denuncias hechas en ese mismo lapso es de cinco mil 403 porque cada una de ellas puede tener más de una toma clandestina. Los litros que han sido asegurados en esos nueves meses son 348 mil 365, que sumados en su totalidad son igual a dos mil 191 barriles. Para tener una idea de cuánto producto es, hay que decir que un barco transporta entre 900 mil y hasta 1.2 millones de barriles de producto y, cuando se cerró en 2018 el ducto que viene de Tuxpan a México, quedaron en el mar alrededor de 10 barcos a la espera de descargar. Entonces, ya con las referencias en la mano podemos decir que el combate al mercado ilegal de combustible o como vulgarmente se le conoce, huachicoleo, no es para nada un éxito, ni político, ni económico. Las cifras del robo se mantienen en los promedios de años anteriores a 2019, la recuperación de combustible es de risa -ni a un barco se llega- y tanto el director de Pemex Logística, Armando David Palacios Hernández como el de Pemex TRI, Miguel Gerardo Breceda Lapeyre, le deben una buena explicación.

Consumir gasolina en las gasolineras de Pemex, de su marca, no es salvar al país, asegurar la soberanía energética o rescatar a Pemex. Es sólo elegir un producto entre 80 marcas diferentes, algunas con aditivos especiales y otras con garantías de rendimiento. Por cierto, ninguna estación de servicio, que es el nombre técnico de una gasolinera, de Pemex ofrece estos dos beneficios. Además, el nombre correcto es gasolinera. Como mexicanismo se puede decir gasolinería, aunque comercialmente se llame estación de servicio.

BUZOS

1. No pierda de vista la novela que hay en Pemex Exploración y Producción en donde el exdirector, Miguel Ángel Lozada Aguilar, amenaza con regresar una vez que logre revertir la decisión de la SFP que lo inhabilitó para estar en el cargo.

2. Por cierto, hay una oficina que se dice tiene Lozada Aguilar en Villahermosa, le dicen El 108, por Boulevard Bicentenario, donde está una empresa llamada Grupo Spetro.

3. Grupo Spetro es conocida como una prestadora de servicios petroleros, una especie de bróker de los subcontratos y se dice que antes se llamó Parque Logístico Paraíso y CAMS Construcciones.

4. Hablando de novelas. Braskeem Idesa y Pemex están negociando la multa que la paraestatal debe pagar por no surtir de etano a la petroquímica Etileno XXI que ya tuvo que recurrir a la importación para poder operar

¿Quién va a pagar?

Por: Luis Carriles 

Twitter: @luiscarrujos

Vía: El Sol de México