Lozoya, testigo protegido

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La decisión que tomó Emilio Lozoya es un acuerdo con el gobierno federal. A saber, el ex director general de Pemex viene, no como acusado, sino como testigo colaborador eficaz. Es decir, sus dichos deberán servir para desenredar casos en Pemex y armar acusaciones futuras, curiosamente sus casos están prácticamente muertos: de Odebrecht nunca se tuvo el expediente completo en México, se tienen declaraciones de testigos protegidos que en Brasil declararon que se habrían entregado 10.5 millones de dólares a altos funcionarios de la petrolera, pero éstos nunca fueron identificados cabalmente.

El otro gran tema en la agenda Lozoya es la adquisición de lo que es Pemex Fertilizantes. El caso es la compra de la empresa Agro Nitrogenados a AHMSA, por la cual se pagaron 275 millones de dólares en 2013. Y, en diciembre de 2015, la venta de Fertinal por 635 millones de dólares.

Lo interesante va a ser saber quién armó todo el esquema financiero, lo puso en marcha y hasta logró las autorizaciones dentro de Pemex y, por supuesto, en Los Pinos. En el off the record de esas conversaciones se mencionaba la bendición de todo el proyecto de la Secretaría de Hacienda y al secretario Luis Videgaray como uno de los principales interlocutores de los proyectos, incluso en los comités internos de la petrolera.

De hecho, los pleitos entre Luis Videgaray, como titular de la SHCP, con el director de Pemex, eran conocidos en los pasillos de la Presidencia de la República, así como las razones y las consecuencias. La renuncia, forzada, de Emilio Lozoya en febrero de 2016 le costó el puesto e incluso la amistad de quien lo trajo a trabajar a México cuando ya tenía resuelta su vida en Europa.

En México, sus dichos servirán sobre todo para el tribunal ciudadano, para la creación de estigmas y para generar una narrativa sobre todo lo malo ocurrido en Pemex. De alguna manera buscarán hacer que se olvide lo que realmente importa en este momento: que los bonos de deuda de Pemex tienen grado basura por lo hecho en esta administración, no en la anterior.

Buzos

1.-El 40% de recorte de personal que hubo en la CRE fue informado a la administración el mismo día en que lo hicieron y se ejerció de una manera cruel y artera. Los funcionarios fueron llamados a la oficina para entregar los equipos, laptop y celular, que les fueron confiados durante la pandemia para trabajar en casa. Ahí, en el momento de la entrega, se les avisaba que desde ese momento quedaban separados de su cargo, que tenían unos 15 minutos para limpiar sus lugares y no se preocuparan por los oficios de entrega-recepción de las oficinas, sus contratos como funcionarios públicos estaban vencidos y su retiro debería ser de inmediato.

2.-Pemex lleva 636 muertos por Covid-19, son 177 en activo y Tabasco es el hospital con mayor deterioro del sistema. Ahí la muerte no pide permiso.

3.-Ya salió el peine: la crisis con proveedores en Pemex ya explotó y puede terminar con la petrolera sentada en el banquillo de los acusados en Estados Unidos. Pemex y sus abogados pueden terminar enfrentando un montón de juicios por falta de pago, pero sobre todo porque les han pedido que sigan trabajando sin cobrar. Las suspensiones de contrato, ese esquema tan socorrido en los últimos meses, ya hizo agua. Son 80 mil millones de pesos los que están metidos en la bronca.

Por: Luis Carriles 

Twitter: @luiscarrujos

Vía: El Sol de México