Altuve: el motor de los Astros de Houston

“Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes” Charles Dickens 

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

 

“Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes”

Charles Dickens 

 

José Altuve se ha convertido en los últimos años en uno de los beisbolistas más rentables de las Grandes Ligas. Su historia de éxito radica en la sencillez y en la humildad que predica dentro y fuera del campo. Hoy por hoy, es uno de los mejores hombres de los Astros de Houston, porque más allá de su desempeño es una fuente de inspiración para sus compañeros. 

 

Sin embargo, el camino del beisbolista venezolano no ha sido sencillo. Su historia es un ejemplo de que a pesar de tener todo en contra, no se puede renunciar a los sueños. 

 

A los 16 años, Altuve fue descubierto por Alfredo Pedrique, uno de los principales evaluadores de talento de los Astros de Houston. Pedrique rápidamente destacó las virtudes del ‘Astroboy’. Líder nato, se exigía como nadie y aspiraba a ser una estrella. Su mentalidad le formó un carácter difícil de derribar.  

 

A pesar de que actualmente, José Altuve y los Astros de Houston tienen una relación de amor, lo cierto es que el venezolano fue rechazado dos veces de la academia de este equipo. Sin embargo, su persistencia tuvo recompensa. Cada scout que lo veía, le ponía pero por su estatura, mas Astroboy demostró que “lo más importante era el tamaño del corazón” y otras cualidades que a veces en el mundo del deporte no se toman en cuenta. 

 

“Denme una oportunidad, les voy a demostrar lo que puedo hacer con la pelota”, exclamó Altuve a la gente de Houston. Tras pensarlo, los Astros desembolsaron 15 mil dólares por el jugador venezolano y sin saberlo, realizaron una gran inversión. 

 

José Altuve tuvo un ascenso impresionante. Tres años después de su debut en las Grandes Ligas, en 2014, el venezolano ganó uno de sus primeros tres títulos de bateo. Posteriormente, en 2015, se hizo acreedor al Guante de Oro. Su confianza y la seguridad que tenía en sí mismo eran increíbles tanto que el gerente general de Houston, Jeff Luhnow,y sus propios compañeros lo tienen claro: “él es el alma y corazón” de los Astros. 

 

Pero más allá de su talento, el venezolano lo tiene claro. Todo lo que ha logrado, se lo debe a Alfredo Pedrique. En un mundo, donde las personas olvidan lo que vivieron antes de lograr un buen puesto o ser famoso, o aquellos que le brindaron, Altuve ha mostrado que nunca se debe olvidar las raíces o dar las gracias. 

 

734 carreras, 1568 hits, 128 jonrones y un promedio de bateo arriba de los 300, hacen de “Astroboy” un jugador muy importante para los Astros, quienes tienen en él, a un gran arma para intentar arrebatarle a los Nationals de Washington la Serie Mundial 2019. Sin embargo, quizá como el pasado sábado, la diferencia que pueda existir en este duelo sea la convicción de José Altuve, esa que nunca se perdió ni en los peores momentos. Esa que ha impulsado a sus compañeros a ser mejores y la cual le ha permitido ganarse el respeto de sus rivales y un probable lugar en el Salón de la Fama.

Pepe Herrera

TW: @GHerreraPepe