Capitalismo & Salario

Es el sistema económico en el que las personas privadas y las empresas llevan a cabo la fabricación y la reciprocidad de bienes y servicios mediante difíciles negociaciones en las que participan mercados y precios.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Max Weber define al capitalismo “existente dondequiera que se realiza la satisfacción de necesidades de un grupo humano, con carácter lucrativo, y por medio de empresas” y a una “explotación racionalmente capitalista” como una explotación con “contabilidad de capital”; recurrió, además, al espíritu del capitalismo “para describir la actitud que busca la ganancia, racional y sistemáticamente”. (Dobb, M. 1978, p.p. 19-20).

Es el sistema económico en el que las personas privadas y las empresas llevan a cabo la fabricación y la reciprocidad de bienes y servicios mediante difíciles negociaciones en las que participan mercados y precios.

El iniciador de la economía moderna es el economista escoces Adam Smith, este describió los principios básicos de la economía que determinan al capitalismo. En su obra “Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones” procuro exponer que es posible encontrar el beneficio personal y también el beneficio de la sociedad. Así mismo los intereses colectivos establecen en alcanzar el nivel límite de producción de los bienes que la masa desea tener.

Por ultimo Smith menciona que la conexión del interés propio, la propiedad y la disputa entre comerciantes en el mercado encaminaría a los fabricantes, a lograr una meta que no habían buscado de un método prudente “la comodidad de la sociedad” y esto se logra gracias a la “mano invisible”.

Para Marx el capitalismo y las sociedades de clases se basan en la explotación del hombre; ya que los capitalistas explotan a la clase trabajadora, y en este sistema los trabajadores no tienen más opción que aceptar los precarios salarios.

El capitalista se aprovecha del trabajo que proporciona el obrero, del valor que ellos producen en su propio beneficio y dejando a la clase trabajadora en la pobreza.

Antes del capitalismo, solo bastaba con producir bienes para satisfacer las necesidades del hombre, en el capitalismo es producir bienes para venderlos y así obtener beneficios (aumento de capital).

El capitalista no está interesado en los productos desde el enfoque de la capacidad que tienen de satisfacer las necesidades de las personas, sino que esta atraído con los productos únicamente como mercancías, es decir como elementos que se pueden vender en el mercado a cambio de dinero y la finalidad de cualquier empresa o fabrica es el aumento de capital.

Para Marx es esencial entender cómo se genera el valor de una mercancía, para ello recurre a los análisis que ya habían realizado los economistas clásicos como Adam Smith acerca de la articulación de las mercancías y los mercados.

Conforme a la teoría clásica, una mercancía tiene dos valores notoriamente distintos.

El valor de uso que significa “para que me sirve un objeto”, también el valor de usos está en función de utilidad que uno puede sacar de un objeto en función de nuestros propósitos.

El valor de cambio es el precio del cual se intercambia una mercancía o artículo en el mercado, es decir el valor económico que permite que los objetos se puedan comprar y vender.

En la teoría del valor-trabajo, Marx explica que el valor de cambio es el tiempo de ocupación requerido para elaborar un bien, esto es el precio de un producto está en función del tiempo requerido por el trabajador para fabricar dicho producto.

El valor de la producción es igual al total de todo el periodo que los trabajadores emplean.

Por último, el valor de la producción se reparte en salarios (estos deben ser menores a la plusvalía generada) y beneficios.

Como maximizan los beneficios lo capitalistas:

  • Aumentando la jornada laboral, entre más larga sea la jornada laboral mayor será la plusvalía.
  • Tener control sobre la clase trabajadora.
  • El salario solo debe ser para subsistir y por lo tanto debe ser menor que la plusvalía generada.
  • Sustituir la fuerza de trabajo humana por maquinas, estas se adquieren mediante la inversión de capital generado por la plusvalía.

De donde sale la acumulación originaria

Marx menciona que en la superficie de la sociedad burguesa el salario percibido por el obrero se presenta como el precio del trabajo, esto como una determinada suma de dinero que se paga por una determinada cantidad de trabajo. Por lo tanto, se habla del valor de trabajo, llamando precio necesario o natural de este a su expresión en dinero. Los precios comerciales del trabajo; es decir, de los precios que oscilan por encima o por debajo de su precio necesario.

Un intercambio directo de dinero, es decir, de trabajo materializado, por trabajo vivo, anularía la ley del valor; lo que determina la magnitud de valor de una mercancía es la cantidad de trabajo necesario para su producción.

Así mismo el valor del trabajo es el valor de la fuerza de trabajo, que reside en la personalidad del obrero y que es algo tan distinto de su función, del trabajo como una máquina de las operaciones que ejecuta.

Además, que el valor diario de la fuerza de trabajo se calcula tomando como base una determinada duración de vida del obrero, a la que corresponde una determinada duración de la jornada del trabajo.

Dado que el valor de trabajo no es más que una expresión impropia para designar el valor de la fuerza de trabajo. El valor de trabajo tiene que ser siempre más reducido que su producto de valor, pues el capitalista hace que la fuerza de trabajo funcione siempre más tiempo del necesario para reproducir su propio valor.

La forma del salario borra toda huella de la división de la jornada de trabajo en trabajo necesario y trabajo excedente, en trabajo pagado y trabajo no retribuido. En el trabajo asalariado, hasta el excedente o trabajo no retribuido parece pagado. Ya que, en este sistema económico, el régimen del dinero esconde el tiempo que trabaja gratis el obrero asalariado.

Ahora bien, al capitalista sólo le interesa la diferencia entre el precio de la fuerza de trabajo y el valor creado por la función de esta, ya que su ganancia proviene del hecho de comprar las cosas por menos de lo que valen y de venderlas por más de su valor. Lo que se paga no es el valor de la fuerza de trabajo, sino el valor de su función, el trabajo mismo. Esto fenómenos se clasifican en casos en los que el salario cambia al cambiar la duración de la jornada de trabajo y también en las diferencias individuales en los salarios de distintos obreros que ejecutan la misma función.

Para finalizar la forma exterior “valor y precio de trabajo” o “salario” está sujeta a la misma ley que todas las formas exteriores, estas se reproducen de un modo directo y espontáneo; el segundo es la ciencia quien ha de descubrirlo.

 

@Roy_Gonzalez19