Censura en los videojuegos

Ha surgido un fenómeno muy importante que está cambiando la industria del entretenimiento, deformandola en algo que a nadie le está gustando…

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

En los últimos meses, ha surgido un fenómeno muy importante que está cambiando la industria del entretenimiento. Seguramente el tema de Apu de Los Simpson, o el tema de James Gunn, el director de Guardianes de la Galaxia y en el sector de videojuegos también se han presentado algunos casos.

Pero, ¿Cuál es el punto central de todo?

Sin profundizar tanto, porque no es el punto central de esta columna, hay un tema que está efervescente: las trifulcas en redes sociales. Y es que cada que surge algún tema que hay que decirlo, no es nuevo, no son casos aislados o eventos inéditos en la historia.

Veamos lo preocupante de esto, el tema está tan sensible, que ni siquiera puede ser por un tema reciente (pregunten a James Gunn), si alguien dijo algo en alguna red social, alguna entrevista, algo desatinado y no necesariamente, quizá el contexto social era muy diferente y la interpretación con el tiempo ya está cambiando.

¿Cómo impacta en la industria de los videojuegos esto?

Si han visto alguna reseña de Red Dead Redemption 2, entenderán todo. En términos resumidos, se está hablando del mejor sandbox de la historia y ante una nueva generación de consolas y con la espera de noticias de RockStar Games sobre algún próximo título de Grand Thetf Auto (VI), una saga llena de cuestionamientos sociales y políticos, temas irónicos, sátira y un humor muy negro, la duda y una discusión que va a estar en la mente de Sam Houser, seguir con esa temática y sello que los caracteriza y les ha traigo tanto éxito.

La polémica del juego es una cosa, y más aún, el tema de si los videojuegos provocan cambios en los comportamientos, acá hablamos de la “doble moral” que a veces los usuarios de redes sociales suelen “potencializar / exagerar” y que hace tendencias en redes sociales con un impacto mediático que llega a emporios del tamaño de Disney.

Falta solo decirle a todos los que se ofenden en las redes sociales: ¡Relájense! porque la industria cultural y del entretenimiento del cual todos formamos parte, la estamos deformando en algo que a nadie le está gustando…