¿Cómo saber si alguien padece un TCA?

Socialmente, estamos acostumbrados a escuchar frases como “estoy a dieta”, “me veo gordo”, “las personas delgadas se ven mejor”…etc. La realidad es que la mayoría de las veces no hacemos un alto para entender lo que hay detrás de estas expresiones.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

 

Socialmente, estamos acostumbrados a escuchar frases como “estoy a dieta”, “me veo gordo”, “las personas delgadas se ven mejor”…etc. La realidad es que la mayoría de las veces no hacemos un alto para entender lo que hay detrás de estas expresiones.

Se ha analizado que los casos de Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) se presentan más en mujeres debido a una cuestión cultural relacionada con la presión social y los roles, sin embargo tanto hombres como mujeres atraviesan por dificultades emocionales que los afectan de igual manera. Se estima que los trastornos alimentarios se presentan en una proporción de 1 hombre por cada 9 casos de mujeres que los padece.

Existen ciertos parámetros observables a tomar en cuenta como indicativos de un TCA. Si observas que alguien cercano presenta varias de las siguientes características podría estar desarrollando un trastorno.

  1. Pérdida significativa de peso en poco tiempo.
  2. Alteración de la percepción corporal.
  3. Dietas exageradas.
  4. Fluctuación del estado de ánimo y niveles altos de ansiedad.
  5. Síntomas físicos (mucho frío, cefalea, baja energía, vellosidad, alteraciones hormonales).

Es común pensar que la mejor forma de mantener un peso adecuado, estar sanos y verse bien dependa de “estar a dieta”, pero cómo evitar caer en una situación de riesgo y  realmente cuidar nuestra salud.

Cuidar nuestra alimentación debe ser parte central de la vida, no una moda ni algo pasajero, un aprendizaje inculcado desde la infancia considerando aspectos básicos como:

Respetar los horarios de comida.

Balancear grupos de alimentos (macro y micronutrientes).

Consumir alrededor de 2 litros de agua.

Evitar alimentos procesados y azúcares refinadas.

Es importante recordar que el desarrollo de un TCA depende de múltiples factores, comprometernos a mantener buenos hábitos de alimentación, regular nuestro manejo emocional, el estrés y nuestro ciclo de sueño, nos ayudará a mantener una vida saludable.

Como todo diagnóstico, la identificación de un Trastorno de la Conducta Alimentaria requiere de la intervención de un especialista. Es importante que al sospechar de la presencia de un desequilibrio significativo en los hábitos de alimentación recurramos a la opinión de un experto en el campo de la salud mental.

 

Psic. Adriana Guerra

TW @PSIGUERRA