Capítulo 5: ¿Cómo sobrevivir a la oscuridad?

Desperté, ¿qué ocurrió? Estaba acostado en un sillón viejo, en una casa que evidentemente no era la cabaña. Me sentía confundido y aturdido sin ninguna explicación lógica de qué había sucedido, la interferencia de una radio significaba que las cosas estaban lejos de terminar, parecía que había despertado de una pesadilla para caer en otra

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Una de las incógnitas de la vida es que las cosas cambian, la vida cambia…

Desperté, ¿qué ocurrió? Estaba acostado en un sillón viejo, en una casa que evidentemente no era la cabaña. Me sentía confundido y aturdido sin ninguna explicación lógica de qué había sucedido, la interferencia de una radio significaba que las cosas estaban lejos de terminar, parecía que había despertado de una pesadilla para caer en otra.

Escuché un ruido, a pesar de que había luz, el miedo continuaba invadiendo mi ser. Mi teléfono había muerto y seguía aferrándome a la linterna como mi única esperanza. Me levanté y caminé hacia la cocina, había un reloj antiguo, eran las cinco de la tarde y la angustia regresó, no faltaba mucho para que oscureciera de nuevo…

La casa por alguna razón me resultaba cálida, tenía la sensación de que ya la había visitado, pero no recordaba. La noción del tiempo estaba jugando en mi contra, tenía que hacer algo para romper la línea, para saltar de un evento a otro en donde pudiera tomar el control.

Un ruido espectral me hizo saber que no estaba solo, no había a dónde esconderme, salir de la casa era lo más sensato. Tomé la linterna y corrí. El entorno afuera era extraño, nubes y viento anunciaban una tormenta, no había casas, calles, personas, era una casa en medio de la nada… alrededor solo había bosque y oscuridad.

No estaba solo. A lo lejos una serie de figuras sombrías caminaban hacia mi, ¿era el fin? De pronto un sonido se escuchó a lo lejos, era la alarma de un auto, corrí con todas las fuerzas que me quedaban.

Entré a lo oscuro del bosque, la euforia de correr me iba abriendo paso en medio de los árboles, el sonido era más intenso, se acercaba más, la linterna se apagó, también tenía miedo.

El estruendo se escuchó y retumbó todo el lugar, el bosque parecía estar vivo, los sonidos parecían hablarme… me detuve un momento para escuchar el crujir de las ramas, era el aviso para correr de nuevo. Al moverme entre unos arbustos vi que el sonido de la alarma llegaba a su fin, no podía creer lo que vi… Era mi auto volteado que había caído por un despeñadero. Se veía sucio, se veía que tenía días de estar así.

Quizá la respuesta de cómo ocurrió todo y cómo terminé en el bosque estaba más cerca… El bosque quedó en silencio total.

 

LeerCapítulo 1

LeerCapítulo 2

Leer: Capítulo 3

Leer: Capítulo 4