Cuando se presenta una adicción

Una de las preocupaciones más frecuentes, cuando hablamos de adicciones, es saber qué hacer cuando alguien cercano se encuentra en esta situación. A pesar de contar con información respecto a los posibles tratamientos para la adicción, la parte personal siempre es la más complicada.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

 

Una de las preocupaciones más frecuentes, cuando hablamos de adicciones, es saber qué hacer cuando alguien cercano se encuentra en esta situación. A pesar de contar con información respecto a los posibles tratamientos para la adicción, la parte personal siempre es la más complicada.

Es importante recordar que, cuando la persona pasa del uso de una sustancia al abuso y desarrolla una adicción, no solo está enferma físicamente, sino que su mente también ha sufrido cambios que impactan en su comportamiento y la forma en que se relaciona.

 

Ya decíamos, en el artículo anterior, que los efectos de la adicción son integrales y, como lo define la OMS, es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia hacia una sustancia y se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas que involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.

 

Hay que tener presente que nuestro acercamiento con los pacientes contempla que la persona no cuenta con la voluntad suficiente para dejar de consumir sustancias y requiere de apoyo profesional para sanar física, mental y emocionalmente.

 

Uno de los aspectos más importantes en la rehabilitación de adicciones es el entorno y el rol de quienes se encuentran alrededor del paciente. Un tratamiento centrado únicamente en la persona que tiene la adicción, proyecta pocas probabilidades de éxito, ya que la dinámica de la adicción se genera a partir de conductas y situaciones de vida que propician que la persona recurra a la sustancia como mecanismo de defensa.

 

Existen diferentes clínicas que brindan apoyo para el tratamiento de adicciones, ya

sea en consulta externa, recomendando intervención psicológica o incluso internando al paciente para desintoxicarlo y cuando esté rehabilitado se reincorpore a su vida cotidiana. Un ejemplo son los Centros de Atención Primaria en Adicciones, los cuales se enfocan en el trabajo con jóvenes y sus familias.

 

Hoy en día, las investigaciones están enfocadas en el área preventiva y se promueve la educación socioemocional para desarrollar habilidades que fortalezcan el autocuidado.

 

Asimismo, siguen surgiendo avances interesantes y novedosos, como el tratamiento mediante el Implante subcutáneo de Naltrexona y su programa de seguimiento médico y psicológico (Centro NTX, México). Esta propuesta permite que el paciente continúe con sus actividades diarias mientras lleva el tratamiento sin ser necesario aislarlo de su entorno.

 

Estar informados nos ayuda a prevenir situaciones de riesgo que pueden desencadenar trastornos o el desarrollo de una adicción.

Psic. Adriana Guerra

FB: psic.adrianaguerra

TW @PSIGUERRA