De Culiacán a China, en busca del control de las redes sociales

Las redes sociales nacieron como un instrumento para hacer avanzar la libertad de expresión, pero vemos que el desenlace podría ser uno de censura. Por lo menos eso ya sucede en la nación más poblada del mundo

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

En México estamos aún lejos de cómo se operan en otros países las redes sociales para fines comerciales y políticos. Sí, desde luego hay una variedad de tendencias que, muchas veces de manera artificial, apoyan o critican alguna medida de gobierno o funcionario público.

Del jueves pasado para acá, usuarios de redes sociales han debatido mucho en torno a los hechos violentos acontecidos en Culiacán. Para algunos, fue momento de mostrar en Twitter apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador e hicieron surgir el trending topic (TT) #AMLOEstamosContigo. Para otros, era momento de cuestionarlo con etiquetas como #RenunciaAMLO, #EstadoFallido, #FuchiGuacala, entre otras expresiones.

De hecho, fue tal la polarización y viralización en el país que, desde México se posicionaron 10 tendencias mundiales como las arriba señaladas. El alcance total de la conversación en los últimos cuatro días fue de 220 millones de usuarios. Y las tendencias nacionales fueron mayoritariamente informativas (134 TTs), seguidas de las negativas (92 TTs) y sólo algunas positivas (35 TTs). Con ello, la actitud general en la conversación digital hacia el presidente de la República es, por primera vez en varios días, una de desaprobación: 40% negativa contra 10% positiva, aunque la mayor parte de la actitud (50%) es neutral.

En esta coyuntura, en concreto en redes sociales, a diferencia de las encuestas telefónicas que se han manejado, la tendencia es más negativa para el gobierno. Esto seguramente tiene que ver con que una parte de la actividad digital no es orgánica, sino artificial, generada por bots. Pero lo que sí es un hecho es que el Presidente ha enfrentado en medios digitales sus días más críticos, en buena medida porque una mayoría de los actores relevantes, conocidos como influencers, lo han criticado.

Pero si nos quejamos de lo inorgánico, de lo viral y hasta de lo brutal que a veces son las defensas o los ataques en las redes sociales en México, falta ver los límites que la creciente y poderosa China está imponiendo a internet y a las redes. De esto dio cuenta The New York Times (NYT) en un texto de su consejo editorial el sábado pasado.

Narra que China ha pasado de la prohibición implícita de no mencionar temas de la triple T (Tíbet, Tiananmén y Taiwán) a otros mucho más sofisticados y demandantes. Por ejemplo, a todas las líneas aéreas estadounidenses que vuelan a China (American, Delta, Hawaiian y United) se les pidió no poner en sus sitios de internet la palabra Taiwán, a la que China considera una provincia rebelde, y éstas aceptaron.

Las empresas Disney y Comcast-NBC-DreamWorks han editado programas y películas para hacer ver que el mar de China es más amplio que el legalmente reconocido por sus vecinos e incluso por Estados Unidos. De hecho, Vietnam sacó de exhibición la película infantil Abominable, de DreamWorks, por este desliz geográfico.

Pero según el NYT, la marca de moda Coach también canceló camisetas conmemorativas con la leyenda “Hong Kong” y la cadena de hoteles Marriott cesó a un directivo de redes sociales por dar like un mensaje sobre el Tíbet. El Times da a entender que a estas empresas les ha importado más el dinero que defender los intereses y valores de su propio país.

En contraparte, el NYT da cuenta de que Facebook y la liga de basquetbolistas, la NBA, han aguantado presiones y no han cedido sus principios en materia de libertad de expresión, luego de exigencias para retirar información o retractarse.

Aunque el NYT no lo dice, también es cierto que el gobierno de EU ya revisa y verifica las cuentas de redes sociales de todos los aspirantes a cualquier tipo de visado. Y ayer también surgió información de cómo granjas de bots rusos planean involucrarse en las elecciones de 2020 en Estados Unidos.

Así que, más que juzgar a las empresas, a China, a Rusia o a EU, lo que está sucediendo ilustra cómo a diario se viven batallas en internet y las redes sociales. Batallas que definirán la hegemonía de países, la viabilidad de empresas y hasta los límites a la libertad de expresión. Curiosamente, las redes sociales nacieron como un instrumento para hacer avanzar dicha libertad, pero vemos que el desenlace podría ser uno de censura. O, por lo menos, eso ya sucede en la nación más poblada del mundo.

En México, hemos visto poco en cuestión de redes sociales, pero lo acontecido estos últimos días a raíz de lo de Culiacán, es una pequeña ventana a lo complejas, polémicas y hasta manipulables que éstas son.

Twitter: @JTejado