De la reforma educativa a la nueva escuela mexicana

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La nueva escuela mexicana no solo tendrá a los niños y los jóvenes en el foco central de la educación si no a los docentes y padres de familias como agentes de cambio para una educación inclusiva e intercultural.

Por primera vez en la historia de México se ha integrado, a nivel constitucional, como principios básicos la integralidad, la equidad y la excelencia.

¿Cómo se ha planteado esto desde el nuevo gobierno? Pues con el establecimiento y regreso en los planes de estudio de materias que promuevan los valores, el civismo, la historia, la cultura, el arte, la música, el deporte y el respeto al medio ambiente.

Materias que han sido desdeñadas en la llamada “reforma educativa” del sexenio de Enrique Peña Nieto. Y que dejaban atrás las tradiciones y valores necesarias para crear una conciencia social.

Países como Japón nos han demostrado la importancia de este tipo de educación basada en valores sociales. Las normas sociales son inculcadas en materias como civismo y economía del hogar que consolidan un espíritu colaborativo. Y a una educación integral que los ha llevado a estar en los primeros lugares de los exámenes de evaluación mundial, como lo es el PISA (Programme for International Student Assessment).

La nueva escuela mexicana será incluyente ya que propondrá la visión regional de la educación mediante la formulación de contenidos diferenciados para cada región de México.

Por ejemplo, niños de la región maya tendrán la posibilidad de un nivel educativo con altos estándares internacionales (como inglés) que ayudarán a defenderse en el actual competitivo mundo laboral pero con la posibilidad de aprender y expresarse a través de su sistema educativo, tradiciones y lengua.

La nueva escuela mexicana tiene potencial, hay que darle tiempo a que se desarrolle y tiempo para superar obstáculos e implementar mejoras. En países líderes en educación la implementación de sistemas educativos basados en valores son la base de una mejora en el nivel de conocimientos y el sentido de comunidad y bienestar social.

Esta es un oportunidad de oro para México, no la dejemos pasar.

 

Por: Alejandra Rodríguez

@AleRodrisMe ‏