¡De tormentas… a volcanes apagados!

En los últimos años, estos equipos han dejado de ser competitivos en sus respectivas ligas. A pesar del esfuerzo por volver a colocarlos en el lugar que merecen, esto ha sido en vano. En la opinión (y en homenaje a José José) de Pepe Herrera 

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Chivas, Cruz Azul, Toluca, Manchester United y Milán. Quizá existan más equipos que nombrar, pero estos, en especial, han dejado mucho que desear para sus aficionados en los últimos años. De aquellos equipos dominadores que eran a finales y principios del siglo XXI, todo ha quedado en el pasado. Si bien han logrado uno que otro título, lo cierto es que tal parece que viajan en una «Nave del Olvido», donde los recuerdos son ese bálsamo para aliviar las penas actuales.  

El Rebaño Sagrado adolece las malas decisiones de su dueño. Aunque  tuvo un época de renacimiento con Matías Almeyda, el no detectar a tiempo cuando el estratega argentino tuvo que decir adiós fue perjudicial para ambos. Chivas actualmente lucha por no descender (o evitar pagar para no hacerlo), aunque esta situación no es culpa totalmente de Almeyda, y el técnico argentino se juega la vida el próximo domingo ante el Timbers en la MLS.

Cruz Azul y Toluca parece que sufren de «amnesia» y ya «no recuerdan» lo que los hizo grandes. Gastando millones en extranjeros que no aportan nada, dejando las fuerzas básicas a un lado, con problemas extracancha donde los directivos tienen una guerra para imponer su idea o su equipo de trabajo. Ambos equipos han provocado que sus aficionados digan «he renunciado a ti», ya que la frustración y las burlas semana a semana duelen peor que cuando «el amor acaba». 

Por su parte, Milán y Manchester United dejaron a un lado sus raíces. Ambos intentaron entrar a esta nueva era en el futbol regida por el dinero y olvidaron trabajar sus fuerzas básicas y las visorias han sido fallidas. Gastar millones no lo es todo. El dinero no compra esfuerzo, dedicación, pasión, no forja el carácter, no da humildad, no aporta esa mística que se tiene en horas de desesperanza. No hace grande a un club. Tanto “Red Devils” como “I Rossoneri” necesitan reestructurarse y elaborar un plan a medio plazo para restablecerse. 

Estos equipos parece que le dicen a sus aficionados «esperen un poco, un poquito más» para volver a recuperarse. Los aficionados de ocasión «pierden la frescura del amor». Sin embargo, los más fieles son «presos» a los colores de un equipo porque como decía Juan Villoro ‘querer cambiar de equipo es querer cambiar de infancia’. 

Queda claro que a pesar de sus fracasos, apoyar a Chivas, Toluca, Manchester United, Milán y Cruz Azul, en especial este último, como refería José José «es una historia de amor que se escribió para la eternidad».