Walter Mercado: El superhéroe del amor.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Quien nunca haya leído su horóscopo para buscar respuesta a sus inquietudes, ya sea por juego o muy en serio, seguro está mintiendo. Antes de que todo estuviera a un clic de distancia, sintonizar un programa de televisión a una hora en específico, era todo un suceso. Era la década de los 90 y el programa »Primer Impacto» gozaba de mucha popularidad, sus presentadoras Myrka Dellanos y María Celeste Arrarás, anunciaban el momento estelar por el que más de 120 millones de televidentes esperaban diariamente para escuchar a los astros lo que tenían que decir sobre su signo zodiacal. Apenas unos minutos, y el elocuente discurso comenzaba: Acuario, Piscis, Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario y Capricornio. Era Walter Mercado, ataviado con vistosas capas, anillos de brillantes, pelo inmaculado y sonrisa sincera el astrólogo encargado de aquella aclamada sección que estuvo al aire por varias décadas.

Hasta ese momento no era necesario saber más de aquella extravagante figura, lo que importaba era el mensaje que siempre compartía con infinita paz, positivismo y entusiasmo. Pero un día ya no lo vimos más.

Hoy en tiempos de streaming, Netflix estrena el documental »Mucho mucho amor: La leyenda de Walter Mercado» dirigido por Cristina Constantini y Kareem Tabsch para aclarar algunos rumores y abrazar la nostalgia. A través de entrevistas con varias personalidades del medio como: Raúl de Molina, Jorge Ramos, Lin-Manuel Miranda, Willy Acosta, Eugenio Derbez y algunos de sus familiares más cercanos, por mencionar a unos cuantos, el lumínico relato se torna oscuro cuando su manejador y amigo Bill Bakula, le hizo una trastada para quedarse con el nombre del mago de la televisión.

Imposibilitado para aparecer en los medios por los pleitos legales que duraron unos 6 años, Walter intentó hacer las paces con Bakula para hacer un nuevo contrato. »Fue una pesadilla de problemas y requerimientos» declaró el astrólogo poco antes de morir. De acuerdo con el documental a dos días de haber ganado el juicio, Walter sufrió un ataque al corazón. El estrés de todo ese juego malévolo, dicen sus sobrinas, terminó por estallar dentro de él. Poco a poco los cuidados y mucho mucho amor de las personas que lo estimaban a su alrededor pudo recuperarse.

Al final, lo verdaderamente importante no es lo que sucedió y cómo Walter salió avante de todo aquello, sino la esencia que detonó para convertirse en una figura de talla mundial. Criado en los campos de caña de azúcar de Puerto Rico, cuenta que cuando era niño encontró a un ave moribunda, la tomó en sus manos y le susurró: vuela, vuela en libertad. De pronto el pájaro se alzó al vuelo. A lo lejos una mujer era testigo de aquella hazaña por lo que desde ese momento comenzaron a llamarlo Walter el mágico. Pero ese niño no era diferente por sus supuestos poderes, la magia provenía de otra parte.

»Si eres diferente, sigue siéndolo. Ser diferente es un regalo», le repetía su madre.

Hay muchas maneras de interpretar las diferencias, y para que resistan el ataque de la naturaleza humana en su cara más desafortunada, un pilar fundamental es la familia. Con esa fortaleza se erige la vida de Walter Mercado, la estrella que se convertiría en leyenda. Su figura hipnótica, más imponente que cualquier adjetivo que pueda dársele, traspasó las fronteras, y es que solo los superhéroes usan capa. La firme convicción de brillar en el firmamento, lo convirtió en una constelación entera que sigue iluminando a todos con mucho mucho amor.

Wilmer Ogaz.

Twitter: @WilmerOgaz

Facebook: Wilmer Ogaz