El acecho a los medios de comunicación en redes sociales

Esta semana los conceptos #PrensaCorrupta, #PrensaSicaria y #PrensaProstituida se posicionaron como Trending Topic nacional durante más de 12 horas.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Esta semana los conceptos #PrensaCorrupta, #PrensaSicaria y #PrensaProstituida se posicionaron como Trending Topic nacional durante más de 12 horas. Con estas tendencias, las comunidades digitales afines al gobierno atacaron a periodistas que cuestionaron al Presidente durante su mañanera. 

De acuerdo con la herramienta de medición digital Xpectus, este desencuentro entre el Presidente de la República y los reporteros que cubrieron la mañanera ha generado una conversación digital de cerca de 300 mil tuits con un alcance de 100 millones de personas; lo que nos permite confirmar que el ambiente que en las redes sociales se está generando hacia los periodistas de nuestro país, es extremadamente nocivo y peligroso.

De acuerdo con diversos estudios de la organización “Reporteros sin Fronteras” y del “Comité para la Protección de los Periodistas”, México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo; esto por la violencia que genera la presencia del crimen organizado y la debilidad de las instituciones de procuración de justicia. Sin embargo, ahora el mal ambiente que se vive en redes sociales, se suma como un elemento a las agresiones hacia los medios de comunicación. 

Las comunidades digitales afines al partido en el poder, han lanzado fuerte cruzada en contra de los periodistas que no son afines al gobierno. En esta ocasión, salieron en contra de Luis Cardona e Irving Pineda, agresiones que también se han extendido a otros periodistas de periódicos como Animal Político o Reforma, críticos a la postura oficial.

Se entiende que el partido en el poder intente frenar las críticas hacia su proyecto político y por ello, diseñe estrategias de comunicación para amplificar o detener las crisis. Lo que no tiene lógica alguna, es que el Presidente de la República valide estas acciones. 

A pregunta expresa de uno de los reporteros agredidos, quien preguntó al mandatario si creía que el ataque hacia los periodistas con los hashtags #PrensaCorrupta, #PrensaSicaria y #PrensaProstituida eran producto de una operación digital, el Presidente contestó “no creo que se haya hecho, creo que fue la reacción de la gente (…) auténtico, osea no artificial». Atribuyó estos ataques a una sociedad muy politizada y una realidad política mexicana que “ya cambió”. 

Honestamente se necesita ser muy miope para no ver una operación digital de la 4T en este ataque a los medios de comunicación. Basta darse una vuelta a las tendencias y ver a los principales influenciadores de la misma, todos ellos MUY cercanos a la llamada 4T.

En política nada es coincidencia y sin lugar a dudas este nuevo ataque a la prensa tampoco lo es. La tendencia #NoSoyBot se ha posicionado para criticar al periodista Irving Pineda y demostrar que no hay granjas de bots atacando a los medios de comunicación. No obstante, nuevamente las mediciones digitales, “tienen otros datos”, de acuerdo con Xpectus, la tendencia antes mencionada guarda una fuerte relación con #PrensaProstituida, #PrensaSicaria, #PrensaCorrupta, #IrvingNoSoyBot, #IrvingChillon, #PrensaProstituta, #PrensaChayotera, #RedAMLO y #PeriodismoSicario. 

Es cierto que muchos de los usuarios que están participando en esta tendencia no son bots, estos tienen un comportamiento muy distinto al que muestran estas comunidades digitales. Sin embargo, es claro que existe una coordinación de comunidades afines a los intereses del Presidente para levantar tendencias críticas en contra de aquellos que osen tocar a AMLO con el pétalo de una rosa. 

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador llegó con una consigna de cambio, llegó a la Presidencia representando un movimiento de izquierda que durante años ha trabajado codo a codo con el periodismo para exhibir los abusos del poder. La izquierda en México y en todo el mundo ha sido la aliada natural de la prensa, por ello el Presidente, lejos de “entender” estas agresiones en las redes sociales, debería de repudiarlas. Se equivoca el Presidente al decir que una sociedad altamente politizada se organiza para atacar a la prensa, una sociedad politizada no ataca a la prensa para defender al poder. Todo lo contrario, son las sociedades más críticas a las acciones del Gobierno y por ello no se organizarían a levantar tendencias en contra de aquellos cuya labor es la de informar a la sociedad. Es triste ver el silencio de muchos activistas de izquierda que por agradar al Presidente, no han salido a defender a la prensa, misma que hace un sexenio llenaban de flores y elogios. Ojalá el Presidente y su equipo rectifiquen, por el bien de nuestro país.