¿El fin de la ‘Minshewmania’? Sea como sea, ha valido la pena

Este martes Doug Marrone anunció que los Jaguares de Jacksonville devolverán la titularidad a Nick Foles cuando regrese de una lesión en la clavícula. El equipo invirtió fuertemente en él antes de la temporada, por lo que la decisión es entendible.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Este martes Doug Marrone anunció que los Jaguares de Jacksonville devolverán la titularidad a Nick Foles cuando regrese de una lesión en la clavícula. El equipo invirtió fuertemente en él antes de la temporada, por lo que la decisión es entendible.

Sin embargo, el surgimiento de Gardner Minshew ha generado controversia y no es para menos.

A simple vista parece un actor caracterizado para un filme setentero: cabello alborotado que sobrepasa la bandana, bigote tupido, shorts de mezclilla. Tampoco luce particularmente grande o atlético junto a sus compañeros de equipo. No obstante, Minshew y la “minshewmania” se han convertido en uno de los mayores fenómenos de esta temporada en la NFL.

Lo más sorprendente no son las estadísticas, aunque en sí son sólidas (61.2 por ciento de pases completos, 2 mil 285 yardas, con 13 touchdowns y 4 intercepciones), sino la manera en que la selección de sexta ronda del Draft se ha mostrado confiado en circunstancias excepcionales. Claro, la adversidad no es algo nuevo para él.

La trayectoria del quarterback de los Jaguares de Jacksonville es tan extraña y sui generis como su look. Minshew se enroló en la Universidad de Troy, sin beca, para más tarde cambiarse a una universidad comunitaria y finalmente transferirse a East Carolina, donde pasó tres años sin pena ni gloria.

En ese momento, Minshew consideró irse a la Universidad de Alabama para un último año, esperando la oportunidad de convertirse en coach cuando terminara la campaña, pero Mike Leach, entrenador de Washington State, le preguntó: “¿quieres ser suplente en Alabama o quieres ser el líder pasador de la nación?”. 

En Pullman, Minshew llegó a una situación complicada: el quarterback titular previo, Tyler Hilinski, se suicidó y el impacto de su muerte resonaba fuertemente en la comunidad. 

Minshew lideró la nación en yardas por aire y bigotes fueron repartidos a los aficionados durante los partidos. El deporte volvió a ser divertido en Washington State. Esa misma seguridad y liderazgo es lo que vemos los domingos.

Dentro del campo, el quarterback novato ha hecho soñar a una base de aficionados que no ha tenido muchos motivos para hacerlo recientemente. Incluso, el equipo puso a la venta un kit con bigote y bandana incluidos. Su estilo arrojado es comparable con el de Brett Favre y Patrick Mahomes.

Debido a que Foles (contratado para convertir a los Jaguares en contendientes) se lastimó la clavícula en la Semana 1, Minshew obtuvo la titularidad y ha mantenido al equipo en la pelea, aunque deberá devolverle el puesto al Jugador Más Valioso del Super Bowl LII.

¿Será la “Minshewmania” un fenómeno pasajero como la “Tebowmania”? Solo el tiempo lo dirá, pero al menos durante ocho semanas en el otoño, Gardner Minshew trajo atención y emoción a un equipo que ha carecido de ambas por más de una década.

Las 8 del deporte

  • Una semana después me sigo preguntando por qué A.J. Hinch no recurrió a Gerrit Cole cuando decidió sacar a Zack Greinke en el séptimo juego de la serie Mundial. Cole fue el mejor pitcher de la Liga Americana y no vio acción en lo que pudo ser su último juego con los Astros de Houston.
  • Hablando de Cole, todo parece indicar que el pitcher irá a los Yanquis de Nueva York, en un movimiento que tiene demasiado sentido para no suceder. El diestro siempre fue aficionado de los neoyorquinos, mientras que el club necesita un as de primera línea. Ese movimiento por sí mismo inclinaría la balanza en favor de los Mulos de Manhattan en la Liga Americana.
  • Lo conseguido el domingo por los Cuervos de Baltimore ante los Patriotas de Nueva Inglaterra fue impresionante, sin embargo, es muy temprano para escribir el obituario de los Pats. En los últimos tres años han sido vapuleados por los Jefes de Kansas City y Titanes de Tennessee, además de blanqueados por los Bills de Búfalo y aún así han terminado en el Super Bowl. Los Pats no son invencibles y tienen algunas vulnerabilidades expuestas, pero leer más que eso es estirar la liga.
  • Aunque era impensable hace algunos meses, colocar a Cam Newton en la reserva de lesionados es el mejor movimiento para las Panteras de Carolina. Kyle Allen ha respondido en el campo y todo parece indicar que a Newton le vendría bien recuperarse el resto de la campaña para luego definir su futuro.
  • Una vez más Kirk Cousins se quedó corto con la posibilidad de ganar el partido en los últimos dos minutos ante Kansas City. Esta semana los Vikingos tienen una nueva oportunidad de demostrar que pueden sacar juegos ante contendientes, pero la presión sobre Cousins, mientras no sea responsable de una victoria en una duelo así, sólo seguirá incrementando. Al final, 30 millones al año es mucho para un jugador sin un victoria importante en su carrera.
  • Es una lástima lo que está sucediendo en Golden State. Para bien o para mal, los Warriors se habían convertido en realeza en la NBA, pero entre las salidas de jugadores, las lesiones y hasta el cambio de ciudad (a San Francisco en lugar de Oakland) simplemente es como ver a un equipo diferente.
  • En la otra cara de la moneda, Phoenix Suns y Minnesota Timberwolves han comenzado la temporada con el pie derecho superando las expectativas de expertos y aficionados. Quizás con esto Devin Booker reciba la atención que ha merecido desde hace un par de años como uno de los mejores anotadores de la NBA. Siempre es bueno ver que mercados que no han sido competitivos en mucho tiempo puedan generar interés.
  • Sudáfrica consiguió su tercer campeonato de Copa del Mundo de Rugby al imponerse a Inglaterra por 32-12 en la final. Los Springboks se recuperaron tras caer ante Nueva Zelanda en su debut en el certamen y fueron el cuadro más dominante del torneo. Mención especial para Faf De Klerk. Verlo jugar es un absoluto deleite. 

Por: Allan Wolburg Robles

Twitter: @rockowolf