El IMCO se equivocó

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Son muchos los cálculos y modelos exitosos realizados por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), que encabeza Valentín Diez Morodo, pero también en otros muchos ha fallado como sucede con sus estimaciones de hasta un billón de pesos para construir el Tren Maya.

Y se equivoca desde dos de sus premisa: a) Estima que la principal inversión será pública cuando realmente, como ha explicado Rogelio Jiménez Ponds,  90% de los recursos canalizados por Fonatur son recursos privados y 10% públicos; b) no considera que más del 80% de los derechos de vía ya están disponibles por ser propiedad federal.

Vaya, la estimación de hasta un billón de pesos que hace el instituto parte de una extrapolación del costo promedio de la construcción de vías del tren en diversas partes del mundo y ponderada con la experiencia en plazos de ejecución en México, lo cual genera un interesante modelo descriptivo de comparación, pero que no incorpora variables específicas del proyecto cuya dirección fue encomendada al experto en trenes Carlos Orozco.

El hecho de que la inversión sea mayoritariamente privada implica de manera natural una barrera  de costos, pues además el Tren Maya es básicamente un modelo financiero que necesita el soporte de grandes bancos de inversión que cuenten con empresas constructoras de confianza que ofrecen el incentivo correcto de una ejecución pronta de calidad y ajustada a costos realistas y no inflados.

Por otro lado, el hecho de que existan derechos de vía ya liberados aminora el costo de acceso a la tierra y minimiza los usuales conflictos sociales. Esto no exime al proyecto de las complicaciones habituales y excesivas que padecen los grandes proyectos de infraestructura en México… sin embargo, el trabajo de ingeniería social realizado de manera transversal en apoyo de Bienestar de María Luisa Albores, la Secretaria de Agricultura  de Víctor Villalobos y la Secretaría de Medio Ambiente de Josefa González, permite avizorar la incorporación de la población de un proyecto de desarrollo que permite a través de un sistema de FIBRAS la democratización de la inversión en un proyecto de desarrollo.

Desorden consolidado. Antes convocaba y organizaba el IMSS. Ahora, la convocatoria para dar a conocer las bases sobre las cuales se llevará a cabo el mecanismo de  Compras Consolidadas de medicamentos, organizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público  de Carlos Urzúa, generó mucha expectativa… pero en el evento de ayer en el que se abordaría este tema, hubo muy poca coordinación entre los organizadores. De hecho, la sesión se retrasó por más de una hora, aparentemente por fallas técnicas por parte del software de la videoconferencia. Además, trascendió que más de cien personas se quedaron afuera de la sala utilizada como sede para este evento, ya que el aforo fue insuficiente en el evento realizado en las instalaciones de Nafin. Ojalá que los procesos de compra resulten con menos zangoloteos, pues tales situaciones han generado desconfianza entre todos los participantes, ya que se trata de transacciones de gran trascendencia y de índole internacional.

Por: Mauricio Flores @mfloresarellano