El imperialismo, fase superior del capitalismo

Es la concentración de la producción esta va acompañada de la concentración y centralización del capital bancario. Con ello trae la aparición de monopolios bancarios y modifica radicalmente el papel de los bancos.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

El capital financiero

Es la concentración de la producción esta va acompañada de la concentración y centralización del capital bancario. Con ello trae la aparición de monopolios bancarios y modifica radicalmente el papel de los bancos.

Tal es así que los magnates del capital financiero, bajo cuyo control se encuentran empresas industriales y bancos, son al mismo tiempo industriales y banqueros.

Las sociedades anónimas han cumplido un papel importante en el proceso de formación del capital financiero por el que entrelazan y unen los bancos y la industria.

Al capital de las sociedades anónimas se incorporan también los recursos de pequeños accionistas, que suelen ser empleados, una pequeña parte de los obreros, etc.

A los grandes capitalistas, que se hallan al frente de las sociedades anónimas, les resulta muy ventajosa la venta de acciones en pequeños lotes, el aumento de numero de accionistas.

El gran capitalista o grupo de capitalistas se vale de su preponderancia en la sociedad anónima para robustecer su poder en el mundo de las finanzas y para aumentar continuamente sus ganancias.

El reducido grupo de grandes magnates del capital financiero se convierte en la oligarquía financiera y se apodera de las posiciones clave dentro de la economía de los países capitalistas.

La exportación de capitales

El dominio del capital financiero dentro de los países capitalistas más desarrollados conduce inevitablemente al dominio de un pequeño número de Estados imperialistas sobre todo el mundo capitalista.

La exportación de capitales es la inversión en el extranjero con objeto de apropiarse la plusvalía creada por los trabajadores de otro país.

La situación monopolista de un reducido número de países imperialistas “los más desarrollados”, en los que la acumulación de capitales alcanza proporciones gigantescas, hace que en ellos aparezca un enorme “excedente”.

La exportación de capitales adopta dos formas: la del capital productivo el cual es la inversión en la industria, los transportes, el comercio, etc. Y la de capital crediticio la cual es los empréstitos a gobiernos extranjeros y a los créditos particulares.

Se exportan los capitales primeramente a las zonas atrasadas, a las colonias y países dependientes, donde las ganancias suelen ser altas, pues lo capitales escasean, el precio de la tierra es relativamente bajo, los salarios míseros y las materias primas baratas.

Reparto económico del mundo

Bajo el capitalismo, el mercado mundial, lo mismo que el interior, es repartido según el “capital” o la “fuerza”. Pero la relación de fuerza entre los monopolios cambia sin cesar. Cada monopolio no ceja en la lucha por aumentar su tajada de riquezas mundiales.

Los monopolios internacionales son una de las formas en que se manifiesta el acercamiento económico de las distintas regiones del mundo, acercamiento que viene impuesto por la división del trabajo entre los países. Pero se trata de una forma monstruosa y desproporcionada. El acercamiento se produce mediante la explotación por las potencias imperialistas muy desarrolladas de los países atrasados y de continentes enteros. Esto no puede conducir a la unificación pacifica de todos los países bajo la egida de un monopolio mundial único. Son demasiado acentuadas las contradicciones que se producen en torno al reparto de las ganancias y es demasiado grande el apetito de los monopolios.

Terminación del reparto territorial del mundo y lucha por un nuevo reparto

La dominación de los monopolios es más segura cuando todas las fuentes de materias primas se encuentran en unas mismas manos. Al capital financiero le importan no solo las fuentes ya descubiertas, sino también las que pudieran encontrarse.

Los Estados Unidos son la potencia colonial más poderosa de la tierra. Tiene el privilegio a la colocación de capitales, a la concesión de costosos créditos y a la firma de desiguales tratados, los monopolios estadounidenses han puesto bajo su control la economía y las riquezas naturales de muchos países latinoamericanos. El petróleo venezolano, el cobre chileno, el estaño boliviano, el hierro y el café brasileño son propiedad de monopolios de Estados Unidos. Latino américa es utilizada por ellos como fuente de materiales estratégicos y como territorio para el emplazamiento de bases militares. Los monopolios estadounidenses son dueños, aproximadamente, de dos tercios de todas las reservas de petróleo exploradas del mundo capitalista.

Referencia: Lenin, V. Obras Escogidas T. I. p.p. 689-774. (1961). Progreso: Yugoslavia. 

Nikitin, P. Economía Política. p.p.147-166. (2005). EDU: México.

 

@Roy_Gonzalez19